¿Qué es el puerperio?

El termino puerperio es el momento inmediatamente posterior al parto y se extiende unas 6 a 8 semanas (dependindo el tipo de parto o de la mujer) para que el cuerpo de una mujer, las hormonas y el aparato reproductivo femenino vuelvan a las mismas condiciones pre-gestacionales (antes del embarazo). También es conocido en la jerga como cuarentena.

Si los fenómenos se suceden naturalmente y sin alteraciones, el puerperio será normal o fisiológico, en caso contrario será irregular o patológico. Se trata de un periodo de tiempo muy importante, ya que es el tiempo de aparición de los factores que lideran las causas de mortalidad materna, como las hemorragias posparto, entre otras. Por ello, se acostumbra durante el puerperio tener controlados los parámetros vitales y la pérdida de sangre maternos.

Es importante tener en cuenta algunos puntos fundamentales que ayudarán a la mamá a vivir su puerperio “prevenida”:

  • La mamá debería dar desde el comienzo participación al papá en el cuidado del bebé. La pareja va a sobrellevar la crisis del puerperio mucho mejor si comparten esta experiencia nueva tan fascinante y agotadora a la vez. Hay una tendencia a encapsularse con el bebé en una especie de burbuja que los separa del resto del mundo, dejando de lado al marido que puede mostrarse resentido, poco colaborador y con la sensación de que ha llegado un intruso que ha robado el amor y la dedicación de su mujer.
  • Organizar la casa de tal manera que ella sólo tenga que ocuparse del bebé. Una abuela u otra persona de confianza pueden prestar una ayuda muy valiosa dedicándose a las cosas de la casa. El cansancio es enorme los primeros días, apenas hay tiempo para dormir entre las mamadas ya que al comienzo todo lleva tiempo: darle de comer al bebé, la higiene personal. el cuidado de pechos y pezones, etc.
  • Buscar un pediatra ya durante el embarazo para poder contar con su ayuda en cuanto lleguen a su casa. El pediatra tendrá que ser accesible e infundir confianza en la mamá, estimulando su autoestima y logrando que la mamá logre realizar lo que a ella le parezca mejor, aunque se equivoque
  • La mamá tendrá que ser tolerante con sus emociones encontradas y ambivalentes. Se sentirá muy cansada y limitada, con la sensación de que nunca más va a recuperar su libertad para poder conectarse con el mundo y con sus antiguas ocupaciones. Debería tener en mente que “todo pasa”, que el puerperio no es para siempre. Sería fantástico que, a pesar de todo lo mencionado, encuentre momentos en los que pueda disfrutar de tener a su bebé en brazos, acariciarlo, hablarle, cantarle, etc., momentos de felicidad que la maternidad brinda.
  • Es importante que tengan presente que las mamás también “se hartan” de sus bebes, no aguantan la sensación de encierro y sienten la necesidad de salir a tomar aire fresco. Sin embargo, cuando esto ocurre, les cuesta dejar al bebé al cuidado de otra persona. Las fantasías a veces no muy amables con el bebé las hacen sentir culpables, pero se alivian al recordar que en el curso de psicoprofilaxis ya se había mencionado el tema: las mutíparas habían comentado fantasías similares y por eso no habían dejado de ser buenas mamás.
  • La recuperación física juega un papel importantísimo en la autoestima de la mamá. Coincide con la inestabilidad emocional de la mamá puérpera la imagen poco alentadora que tiene de su físico. Ve con extrañeza su cuerpo amorfo, desparramado y falto de tonicidad y su recuperación parece lejana, casi imposible de lograr.

Categorías

Salud
Etiquetas ,

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario