¿Qué es la Amniocentesis?

Ayer hemos hablado acerca del líquido amniótico y al final del artículo hablabamos de la amniocentesis. Hoy develaremos de que se trata.

La amniocentesis es una prueba prenatal en el cual se extrae una pequeña muestra del líquido amniótico que rodea al feto para analizarla.

Frecuentemente se realiza durante el segundo trimestre de embarazo (entre las semanas 15 y 18). Con esta prueba se puede diagnosticar o descartar ciertos defectos cromosómicos, como el Síndrome de Down y genéticos, como la espina bífida o enfermedades que afecten su metabolismo.

No se trata de una prueba frecuente y se realiza únicamente si el médico obstetra sospecha de alguna anomalía que no puede detectarse mediante otras pruebas.

¿Cómo se realiza?

Tras un examen con ultrasonido para determinar la posición del feto y la placenta, se aplica anestesia local en el abdomen y se inserta en el útero la aguja larga y hueca de una jeringa. Se retiran unos 14 cc de líquido de la bolsa amniótica, que se centrifuga para separar las células desprendidas del feto del resto del líquido. Éstas se cultivan durante un período de entre 2 1/2 y 5 semanas.

¿Cuándo debe practicarse?

Normalmente la realización de la prueba no se ofrece a todas las mujeres embarazadas, puesto que conlleva un pequeño riesgo de aborto espontáneo. Por ello, se suele realizar cuando existe un mayor riesgo de que el bebé sufra algún tipo de defecto genético, cromosómico o malformaciones.

Entre los factores que influyen para recomendar la realización de la prueba, están los siguientes:

  • La edad de la madre: el riesgo de que el bebé sufra algún tipo de defecto aumenta a partir de los 35 años de edad de la madre.
  • Antecedentes personales: si se ha tenido un hijo o un embarazo anterior con defecto congénito, puede recomendarse la realización de las pruebas en los embarazos posteriores.
  • Antecedentes familiares: aún cuando no se haya tenido una experiencia personal anterior, si existen antecedentes en la familia de alguno de los futuros padres, se suele recomendar la realización de la prueba.
  • Pruebas de diagnóstico: cuando el nivel de la Alfa-feto-proteína (AFP) es alta (detectado mediante análisis de sangre), podría ser indicativo de un defecto del tubo neural (malformación de la médula espinal o del cerebro, como espina bífida); cuando el nivel es bajo, podría ser indicativo de anomalías cromosómicas.

La realización de este tipo de prueba prenatal conlleva algún riesgo de aborto (por hemorragia o infección) por lo que si no hay una indicación medica no se recomienda su realización.


Categorías

Salud

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario