¿Qué es la hemofilia?

La hemofilia es una enfermedad genética que consiste en la dificultad de la sangre para coagularse correctamente. Se caracteriza por la aparición de hemorragias internas y externas debido a la deficiencia parcial de una proteína coagulante.

Cuando hay carencia o déficit de algún factor de coagulación, la sangre tarda más tiempo en formar el coágulo y, aunque llegue a formarse, no es consistente y no se forma un buen tapón para detener la hemorragia.

El principal síntoma de la hemofilia es la hemorragia, ya sea interna o externa, provocada o espontánea. Las hemorragias más severas son las que se producen en las articulaciones, cerebro, ojos, lengua, garganta, en el aparato digestivo o genital.

Para el diagnóstico de esta enfermedad, solo bastara una muestra de sangre extraída en el laboratorio y luego, al examinarse, se medirá el tiempo de coagulación y la calidad de la misma. De esta forma podrá establecerse la severidad de la enfermedad y decidir el tratamiento más adecuado.

No hay en la actualidad un tratamiento curativo disponible y lo único que se puede hacer es corregir la tendencia de hemorragias administrando, por vía intravenosa, el factor de coagulación que falte. Este tratamiento supuso un gran avance en la cura de la enfermedad, dándoles a los enfermos una mejor calidad de vida y altos niveles de supervivencia.

Hay algunos puntos importantes a tener en cuenta para los niños hemofílicos:

  • No se deben administrar inyecciones intramusculares, a no ser que primero se administre el factor de coagulación requerido.
  • Cualquier medicamento requerido debe ser administrado via intravenosa.
  • Bajo ningún motivo se debe dar aspirina (ácido acetilsalicílico), a una persona hemofílica, ya que precisamente una de las acciones de este fármaco es ser un anticoagulante.
  • Deben evitar actividades y deportes bruscos o aquellos en los cuales puedan accidentarse (fútbol, baloncesto, artes marciales, etc.). Pueden practicar los siguientes deportes: ping pong, natación, juegos de mesa, etc. La natación es ideal para los niños hemofílicos, porque aparte de no tener mayores riesgos de accidentes, la práctica de deportes es favorable para el desarrollo de cualquier niño.
  • Informar a la escuela que el niño padece hemofilia, asi como de datos acerca de su enfermedad y qué hacer en caso de emergencia.

La hemofilia es una enfermedad con la que se nace, no es posible contagiarla, asi que no es dable que se margine a ningún niño que padece este mal. Es importante que los padres se informen muy bien acerca de los alcances de esta enfermedad, para poder brindarles a sus hijos una vida, dentro de la enfermedad, plena y sin mayores contratiempos.


Categorías

Salud

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario