¿Qué se ve en una ecografía?

Las ecografías durante el embarazo es uno de los exámenes que tendrás que hacerte para ver el crecimiento y la salud de tu bebé.

La ecografía es un procedimiento muy fácil, en el que no se emplea radiación, a pesar de que se suela realizar en el servicio de radiodiagnóstico, y por eso se usa con frecuencia para visualizar fetos que se están formando. Al someterse a un examen de ecografía, el paciente sencillamente se acuesta sobre una mesa y el médico mueve el transductor sobre la piel que se encuentra sobre la parte del cuerpo a examinar. Antes es preciso colocar un gel sobre la piel para la correcta transmisión de los ultrasonidos.

El médico revisará lo siguiente en una ecografía:

  • Como crece: El ecografista medirá la circunferencia de la cabeza del bebé y la longitud de su fémur, para verificar que tiene la talla adecuada a la fecha y que está creciendo a un ritmo correcto.
  • Si sufre malformaciones en el corazón: La ecografía mostrará las cuatro cavidades del corazón y revelará si éste presenta algún defecto (oquedades o conexiones anormales entre los vasos sanguíneos).
  • Si su columna vertebral se ha desarrollado con normalidad: Se examinarán las vértebras en busca de algún signo de espina bífida.
  • Si el cerebro parece normal: Se revisará en busca de signos de hidrocefalia (presencia de líquidos en el cerebro) o malformaciones estructurales.
  • Los dedos de las manos y pies: Contarán todos los dedos y verificarán si hay alguna anormalidad como, por ejemplo, pie zambo.
  • Labio leporino y paladar hendido: A veces son visibles en la ecografía.
  • Placenta Previa: La ecografía comprobará la posición de la placenta. Si está baja, puede causar problemas en el parto y hacer obligada la cesárea.
  • La salud de otros órganos: Se observará el desarrollo de los riñones, hígado y la vejiga.
  • El sexo de tu bebé: Si no quieres saberlo, ¡mejor que no lo mires en la pantalla! La mayoría de los ecografistas te dirán el sexo si lo preguntas.
  • La presencia de marcadores “leves” de anomalías genéticas: Entre ellos cabe citar la escasa longitud del fémur o quistes en los vasos sanguíneos que van al cerebro. A veces pueden ser marcadores de anomalías cromosómicas, pero no necesariamente. Suelen desaparecer a medida que el bebé se desarrolla.

Escribe un comentario