¿Qué son las pesadillas?. Explicaciones para niños

Todos tenemos pesadillas de vez en cuando, tanto adultos como niños. Una pesadilla es un mal sueño, que puede provocarnos miedo, ansiedad o enojo, pero no son reales, por eso no nos pueden hacer daño.

Cuando duermes, tu cerebro sigue funcionando. Pasa por diversas fases de sueño, incluido el sueño REM (movimientos oculares rápidos). ¿Por qué le llaman así? Porque durante esta fase del sueño, tus ojos se mueven de un lado a otro mientras los párpados están cerrados. Durante el sueño REM, tienes sueños y, a veces, esos sueños pueden ser aterradores o tristes.

Cada 90 minutos, aproximadamente, tu cerebro alterna entre el sueño no REM y el sueño REM. El tiempo que dura el sueño REM aumenta durante la noche en cada ciclo del sueño. Los periodos más largos de sueño REM ocurren en la mañana. Si te despiertas durante esta fase REM, será más fácil que recuerdes lo que estabas soñando. Es por eso que tus sueños ― y pesadillas ― más vívidos ocurren en las primeras horas de la mañana.

¿Por qué tengo pesadillas?
Las situaciones estresantes que se producen durante el día pueden convertir los sueños en pesadillas. Las pesadillas pueden ser una forma de liberar las tensiones diarias. Por lo general, eso significa enfrentarse a las cosas que la mayoría de los niños tienen que afrontar más tarde o más temprano: problemas en casa o en la escuela, y el estrés originado por las actividades deportivas o el trabajo escolar. Algunas veces, los cambios importantes, como mudarse de casa o la enfermedad o muerte de un ser querido, pueden causar estrés y dar lugar a pesadillas.

Otra cosa que puede originar las pesadillas es ver películas o leer libros de terror, especialmente antes de ir a dormir.

Algunas veces, cuando estás enfermo, sobre todo con fiebre alta, puedes tener pesadillas. Cierto tipo de medicamentos también pueden provocar pesadillas. Informa a tus padres y a tu médico si observas que estás teniendo más pesadillas desde que empezaste a tomar un nuevo medicamento.

¿Cómo puedo prevenir las pesadillas?
Aunque es normal tener pesadillas de vez en cuando, existen algunas técnicas que puedes probar para controlarlas.

Acostúmbrate a seguir una rutina de sueño sana. Trata de irte a la cama y despertarte a la misma hora todos los días. A menos que estés enfermo o no hayas dormido lo suficiente la noche anterior, evita las siestas durante el día. Evita comer o hacer ejercicio justo antes de acostarte. Evita las películas o los libros de terror antes de ir a dormir si crees que son los que están originando las pesadillas.

Duerme con un peluche o con tu cobija favorita. Esto ayuda a algunos niños a sentirse más seguros.

Usa una lámpara de noche, si te despiertas tras una pesadilla, podrás ver cosas que te son familiares y recordar donde estás.

Deja la puerta abierta. Te ayudará a recordar que tu familia está cerca. Si tienes miedo, levántate y busca a alguien que te tranquilice. ¡Nunca se es lo suficientemente mayor para un abrazo!

¿Qué pasa si las pesadillas no desaparecen?
La mayor parte del tiempo, las pesadillas no son un gran problema. A menudo, contar tus malos sueños a un adulto de confianza te ayudará. Solo hablar de lo sucedido puede hacer que te sientas mejor. Si algo te ha estado preocupando durante el día, hablar de esos sentimientos también puede ayudarte.

Otro truco para controlar tus pesadillas es hacer un dibujo del mal sueño y, luego, ¡hacerlo pedazos!

Algunas veces, ayuda llevar un diario de sueños, un cuaderno en el que describas los sueños que puedes recordar. Llevar un control de tus sueños ― buenos y malos ― y de cómo te sentías antes de ir a dormir pueden darte una idea de cómo funciona tu mente por la noche.

Si tienes pesadillas a menudo, quizás tú y tus padres quieran visitar a un orientador o un psicólogo para que te ayude con las pesadillas. Eso te dará la oportunidad para hablar sobre cosas que te están preocupando y que pueden estar relacionadas con las pesadillas.

Rara vez, algunos niños que tienen pesadillas con frecuencia tienen que ir al médico o a una clínica del sueño. Un médico puede determinar si tus pesadillas son el resultado de una condición física. Un centro especializado en sueño puede analizar tus ondas cerebrales, actividad muscular, respiración y otros procesos que ocurren en tu cuerpo mientras duermes. Si esto tampoco funciona, puede que tu médico te recete un medicamento para que puedas dormir durante la noche en forma ininterrumpida.

Recuerda: “las pesadillas no son reales ni pueden hacerte daño”. Soñar con algo aterrador no significa que sucederá en la vida real. Tampoco significa que seas una mala persona que quiere hacer cosas malas. Todos tenemos pesadillas de vez en cuando.

No eres infantil por sentir miedo después de una pesadilla. Si necesitas acurrucarte con alguno de tus padres o incluso tu hermana o hermano, no pasa nada. A veces, el simple hecho de hablar con tus padres o de recibir un achuchoncito es todo lo que necesitas.

Las pesadillas pueden ser aterradoras durante un ratito, pero ahora ya sabes qué hacer. ¡Qué sueñes con los angelitos!kidshealth


Escribe un comentario