Actividad fisica y embarazo: recomendaciones (II)

Continuando con la primera parte de estas recomendaciones, hoy seguiremos diciendo cuan beneficioso puede ser realizar ejercicios tanto para la madre como para el bebé. Eso si, siempre supervisada por tu médico obstetra y realizándola de forma consciente.

Para que sea más fácil, asígnale un momento (o varios) para realizar tu rutina de ejercicios. Tienes que lograr que hacer ejercicio se incluya dentro de tu agenda diaria.

No olvides de alimentarte antes de realizar ejercicio. Nunca vayas a realizar actividad física con el estómago vacío, aunque tampoco lo hagas ni bien terminaste de comer. El no alimentarte hará que no tengas suficiente energía para afrontar la actividad física y el hacerlo luego de comer te producirá indigestión. Así como la alimentación es importante, el estar bien hidratada también lo es. Debes tomar líquidos antes, durante y después de tu actividad física, sobretodo si sudaste mucho o estas en verano y hace mucho calor.

Ropa, un tema aparte. El vestuario que elijas para hacer deporte debe ser el adecuado. Elige prendas holgadas y de tejidos que absorban la transpiración. Es conveniente llevar varias capas de ropa para poder sacarnosla cuando entramos en calor y luego de terminar tu rutina, ponertela para no tener un golpe de frío.

Las zapatillas es otro punto importante. Fijate que las zapatillas que usabas habitualmente antes de quedar embarazada te quede cómodo. Uno de los síntomas del embarazo es la hinchazón de pies y tobillos.. Tal vez tengas que comprarte un par nuevo y así estar más cómodas y proteger las articulaciones.

Ten siempre en cuenta todos los acontecimientos que te ocurren cuando hacer ejercicio. Si no estás del todo cómoda o sientes algo extraño, es preferible que dejes de realizar ejercicio y si esa incomodidad no cesa, consultar con tu médico obstetra.

Próximamente te esperaremos con muchas más recomendaciones para hacer ejercicio si estás embarazada.


Escribe un comentario