Alimentación y grasas

Las grasas, en realidad, son necesarias para el desarrollo mental y físico de los niños. Sin embargo, hay que evitar el exceso de grasas en la alimentación infantil para evitar enfermedades cardiovasculares de adultos.niños

Lo ideal es encontrar un equilibrio. No se puede decir que hay grasas buenas o grasas malas. Pero sí hay unas más beneficiosas que otras para la salud. Por ejemplo, las grasas que se encuentran en el aceite de oliva o en el pescado sí son beneficiosas y es necesario incluirlas en la dieta a una edad temprana, ya que son muy necesarias durante el crecimiento. Por ello la leche materna tiene la cantidad perfecta de ácidos grasos.

Las grasas saturadas, en su mayoría de origen animal, son las menos adecuadas para la alimentación. También se encuentran en la mantequilla, la nata y la bollería industrial. Es decir, son las grasas que tienen su origen en la manipulación industrial y también se les llama grasas “trans”. A estas grasas se las somete a un proceso químico para aumentar su duración y mejorar el sabor pero aumentan el riego de enfermedades cardiovasculares en el futuro y aumentan el riesgo de obesidad en los niños.

ensaladas

Las patatas fritas o la bollería son un claro ejemplo de grasas nada beneficiosas para el organismo de los niños por lo que es conveniente reducir su consumo o incluso eliminarlas de su dieta. La obesidad en muchos países se ha convertido en un grave problema y en algunos de ellos se exige detallar en el etiquetado el origen de dichas grasas o ajustar su inclusion en los alimentos a un porcentaje limitado.

Lo mejor de todo para la dieta es inculcar a los niños buenos hábitos alimenticios eligiendo para la despensa de casa productos más sanos.


Un comentario

  1.   krlos dijo

    pobrres niños que quedan con un ambre…….. ni la berraca.

Escribe un comentario