Alimentos ricos en hierro

Una alimentación balanceada, rica en nutrientes, vitaminas y minerales es una de las claves de un embarazo sano por eso, a partir de hoy, te enseñaremos como incorporar los alimentos ricos en nutrientes a tu dieta diaria. Hoy comenzaremos por aquellos que son ricos en hierro.

En el embarazo, la mujer necesita una dosis extra de hierro de la que normalmente requiere. El hierro es necesario para la producción de la hemoglobina en las células rojas de la sangre materna y fetal. También se encarga de llevar el oxigeno de los pulmones al resto de las células del cuerpo.

Debido al aumento de volumen sanguíneo que se produce cuando la mujer esta embarazada, es fundamental que cuente con reservas de este nutriente para garantizar el aporte de oxigeno al bebé.

La dosis recomendada en el embarazo es de 30 mg diarios (un 30% más que la dosis habitualmente indicada). Es muy común que la mujer embarazada presente una leve deficiencia de hierro, es por eso que el ginecólogo suele indicar un suplemento de este mineral después de realizar un análisis de sangre. Esta leve anemia en el embarazo, si no es tratada, puede provocar un parto prematuro, deficiencias fetales, bajo peso al nacer e incluso, en algunos casos, mortalidad materna postparto.

Los alimentos con principales fuentes de hierro son:

  • Pescados y mariscos: mejillones, almejas, berberechos, ostras, sardinas, calamares, pulpo, cigalas, langostinos, gambas, vieiras, pescadilla, lubina.
  • Legumbres y cereales: garbanzos, lentejas, frijoles, habas, judías, guisantes, galletas, arroz integral y pan integral y soja. Los cereales en el desayuno son una excelente opción, hay algunos que contienen hierro añadido.
  • Verduras, hortalizas y frutas: espinacas, acelgas, escarola, ajo, brócoli, perejil, coles, alcachofas, remolacha, rábanos, puerros y fresas.
  • Carnes: buey, caballo, cerdo, cordero, conejo, pato, pollo, pavo, ternera e hígado, especialmente de ternera y de cordero. También embutidos, salchicas, codorniz y perdiz.
  • Lácteos: huevos, yogur, leche y queso.
  • Frutos secos: almendras, pistachos, pipas, avellanas, nueces, piñones, así como frutas deshidratadas como ciruelas y dátiles.

Por otra parte, debes consumir alimentos ricos en vitamina C ya que ayuda a una mejor absorción del hierro. Hay otros alimentos que impiden la absorción de este nutriente en el organismo, como ser el té o el café, por eso debes evitarlas una hora antes y una hora después de las comidas.

Fuente


Escribe un comentario