0

Aprendiendo el Alfabeto I

La palabra escrita forma parte de nuestro medio. Los niños, desde muy pequeños, están en contacto con ella, vinculándose de diversas maneras. Así van construyendo sus propias interpretaciones sobre la lectura y la escritura. Al vivir experiencias tales como ver a sus padres leyendo el diario o a una persona escribiendo un mensaje para otra, van descubriendo la función comunicativa de la lengua escrita en forma cotidiana. Aunque es en la escuela dónde los niños aprenden sistemáticamente a leer y a escribir, los padres pueden acompañar este proceso de aprendizaje desde su casa.

Etapas de adquisición de la lectoescritura
Si bien los niños son capaces de aprender a leer y escribir a edades muy tempranas, es fundamental tener en cuenta su estadio de maduración y sus habilidades lingüísticas antes de iniciarlos en este aprendizaje. Adelantarnos, puede generar en nuestros hijos una serie de frustraciones que los llevarán al posterior rechazo a la adquisición de la lectoescritura.

Alrededor de los cuatro años, los niños transitan por la etapa presilábica. No comprenden lo simbólico de la escritura y no pueden establecer correspondencias entre letras y sonidos. Poseen la hipótesis de que a las cosas grandes les corresponden palabras largas y a las cosas pequeñas, palabras cortas.

  • Tiempo más tarde recorren la etapa silábica sin valor sonoro estable. Comienzan a darse cuenta de que la escritura es una forma de representar partes sonoras del lenguaje hablado. Escriben una letra por cada sílaba de la palabra, aunque no son letras que pertenecen a esa palabra. Por ejemplo, para “PATO” escriben “EN” (una letra para cada sílaba). Más adelante pueden escribir “AO”.
  • La siguiente etapa es la silábico alfabética. La hipótesis silábica y la alfabética conviven en una misma palabra. Por cada sílaba escriben más de una letra, pero no logran escribir la palabra de forma completa. Por ejemplo, para “MARIPOSA” escriben “MIPOS”.
  • La última etapa es la alfabética. Los niños establecen correspondencia entre el fonema (lo que suena) y el grafema (lo que se escribe). Al comprender que cada letra tiene su sonido, escriben las palabras con todas sus letras. Por supuesto que este proceso es progresivo, por lo que algunas veces se “olvidan” letras.

La importancia de enseñar el alfabeto
La escritura alfabética, representa la estructura fonológica de las palabras. Es decir, las letras representan sonidos. El conocimiento del nombre de las letras les proporciona a los niños los fundamentos para adquirir el sistema alfabético.

Al aprender los nombres, deben discriminar y recordar las formas de las letras. Además, el nombre de las letras les ayuda a adjudicarles sonidos. Cuando copian, intentan escribir o ven palabras, prestan atención a las letras individuales porque deben escribirlas una por una, esto les permite el descubrimiento de numerosas correspondencias letra-sonido.

Aprender el alfabeto no tiene por qué ser una tarea aburrida. Existen muchos juegos que los padres pueden realizar con sus hijos para acompañarlos en este aprendizaje. A partir de los 4 años se puede jugar a “¿Adivina dónde está la A?”. Para ello se preparan cartones con varios dibujos. Algunos de ellos deben comenzar con la letra sugerida en ese cartón. Se reparte a cada jugador un cartón y éstos tienen que identificar los dibujos que comiencen con la letra sugerida y marcarlos con una cruz. Gana quien señale correctamente las respuestas en el menor tiempo.

Con niños de 5 años se puede jugar al “Camino del abecé”. Para ello es necesario un cartón con un recorrido con las letras del abecedario, fichas y un dado. El primer jugador tira un dado y avanza tantos casilleros como se indica. Si cae en una casilla roja debe decir dos palabras que comiencen con la letra indicada; en una amarilla, dos nombres de persona y, en una azul, un nombre de animal. Si cumple con la consigna correctamente, tira el dado para avanzar y le cede su turno al otro jugador. De lo contrario, debe esperar a que vuelva su turno nuevamente. Continúa la ronda y gana quien llega primero a la meta.


Escribe un comentario