0

Aspecto general del recién nacido (parte I)

Los primeros días y semanas de la vida de un recién nacido son una etapa de asombro y regocijo para la mayoría de los padres. De todos modos, el hecho de ser responsable de una criatura aparentemente tan frágil y vulnerable puede imponer mucho, sobre todo cuando no se está familiarizado con el aspecto y el comportamiento de los recién nacidos.

Si usted está preocupado o inseguro sobre cualquier aspecto del cuidado de su bebé, no dude en llamar al pediatra o algún familiar o amigo que tengan experiencia en el cuidado de recién nacidos, sino puedes interiorizarte con esta guía especial que te daremos en MadresHoy.com a partir de hoy.

De esa forma te contaremos de los aspectos generales, teniendo en cuenta su cabeza, los ojos, el pecho, sus extremidades, los genitales, su piel, entre otros.

Pero antes de empezar por cada parte de su cuerpo, te daremos algunas especificaciones del aspecto general del recién nacido.

Durante las primeras semanas, se dará cuenta que su bebé tendrá la mayor cantidad del tiempo los puños apretados, los codos, cadera y rodillas flexionadas y los brazos y piernas replegados sobre la parte anterior del cuerpo. Si lo observas bien, esta es la postura que mantuvo en los últimos meses de embarazo, llamado posición fetal. Estos son aspectos generales de un bebé nacido a termino, aquellos que nacieron prematuramente, puede que tenga algunas diferencias con respecto a la postura, aspecto, actividad y comportamiento.

Los bebés nacen con una serie de respuestas instintivas a estímulos como la luz o el tacto, llamado “reflejos primitivos”, que irán desapareciendo gradualmente con su crecimiento.

Estos reflejos son:

  • Reflejo de succión, que hace que el bebé succione con fuerza cualquier objeto que le pongan en la boca.
  • Reflejo de prensión, que hace que el bebé cierre la mano y apriete fuertemente los dedos cuando le aplican presión en la palma de la mano con un dedo u otro objeto.
  • Reflejo de Moro, o reacción de sobresalto, que hace que el bebé extienda súbitamente los brazos hacia los lados y luego los repliegue sobre el tronco cuando se sobresalta ante un ruido fuerte, una luz intensa, un olor fuerte, un movimiento repentino u otro estímulo.

Escribe un comentario