Aspecto general del recién nacido (parte V)

Ya hemos conocido muchas de las partes del pequeño cuerpo del bebé y aún nos queda mucho por recorrer. Hoy trataremos solamente un tema y serán los genitales.

Genitales:

Podrás observar que los genitales de los recién nacidos pueden parecer inflamados.  Esto puede ocurrir principalmente por la hormona de la madre que se la transfiere al hijo, como hemos visto en la parte del pecho. También puede pasar por el traumatismo del parto, pero no te preocupes que es el curso natural del desarrollo de estos órganos.

Genitales Femeninos:

En la niña, los labios mayores (la parte mas exterior de la vulva) puede verse algo hinchada, con apariencia lisa o algo rugosa. La mayoría de las veces sobresale una pequeña porción de tejido rosa entre los labios, se trata del colgajo himenal.  Esto no tienen mayor importancia y acabará recluyendose cuando crezcan los genitales.

Debido a la hormona materna, la mayoría de las niñas presentan flujo vaginal, compuesto por una secreción pegajosa que, a veces viene acompañado de sangre y que durará varios días. Este fenómeno, que llamaremos “miniperíodo” es una secreción uterina completamente normal y ocurre cuando el estrógeno que la madre le paso durante el embarazo comienzan a desaparecer.

También suele verse la ingle un tanto inflamada. Aunque es algo más frecuente en los niños, esto indica la presencia de una hernia inguinal. Consulte a su pediatra en caso de notarla.

Genitales Masculinos:

En los niños, suele verse algo inflamado el escroto (bolsa que contienen los testículos). Esto se debe a un hidrocele (acumulación de liquido en el escroto que suele desaparecer entre el tercer y sexto mes de vida). Si usted nota una hinchazón o protuberancia en la zona del escroto o de la ingle y persiste más allá de los 6 meses, deberá consultar al pediatra.

Es necesario que el bebe haga su primera micción (orine) en las primeras 24 horas de vida antes de que le den el alta. Es muy común que el niño sufra erecciones espontáneas justo antes de orinar, es perfectamente común.

Si a su hijo le practican la circuncisión, es decir, le extirpan el prepucio, probablemente éste tardará entre 7 y 10 días en curársele. Hasta que lo haga, es posible que el glande (la punta del pene) esté en carne viva o amarillento. A pesar de que esto es normal, otros síntomas no lo son. Llame inmediatamente al pediatra si el bebé sangra de forma persistente, si detecta un enrojecimiento alrededor de la punta del pene que empeora tras 3 días, fiebre, signos de infección (como presencia de ampollas llenas de pus), o si el bebé no orina con normalidad durante las primeras 6 a 8 horas posteriores a la intervención.


Escribe un comentario