Bebés que muerden

bebesDe los cero a los dos años se puede decir que los bebés se lo llevan todo a la boca para explorar o para consolarse, así que cuando aparecen los dientes también aparecen los mordiscos.

Los bebés no son  conscientes de que los mordiscos son dolorosos por lo que hay que tener mucha paciencia y explicarles las consecuencias de morder, nunca devolviéndoles el mordisco ya que la violencia por insignificante que sea no es una forma de comunicación. Así que ni los azotes ni los enfados exagerados sirven para evitar que los niños muerdan. Tampoco es conveniente reírse, ya que si se dan cuenta de que para nosotros es algo gracioso, inevitablemente lo volverán a hacer.

Las razones por las que los bebés muerden suelen ser la autodefensa o demostrar su “poder”  frente a los otros niños. Es bueno practicar actitudes sociales positivas como por ejemplo dar las gracias, pedir perdón y sobre todo enseñarles a compartir, ya que es muy común que los niños se enfaden y muerdan a otros niños cuando les cogen sus juguetes. En la guardería este tema es fuente de conflictos y preocupación pero se puede solucionar.

No hay que dramatizar ya que su intención no es hacer daño sino llamar la atención, por lo tanto si recibe una fuerte regañina ya habrá conseguido su objetivo.

Si está en plena rabieta hay que darle tiempo para que se tranquilice y sobre todo no es necesario ridiculizarle delante de otros niños.

Hay que observar e intentar averiguar el motivo que les lleva a morder y ser comprensivos pero firmes. Normalmente alrededor de los tres años suelen dejar de hacerlo ya que el bebé puede expresar sus deseos y sus sentimientos de otras formas.


Un comentario

  1.   ODALIS GONZALEZ dijo

    gracias por el consejo de los mordiscos

Escribe un comentario