Cambios en la piel durante el embarazo (Parte III)

Durante el embarazo, al igual que en el resto de las etapas de la vida, las mujeres debemos cuidar nos la piel con una alimentación adecuada, con ejercicio moderado y con una serie de hábitos saludables.

Hay tres claves que te ayudarán a cuidar la piel a cualquier edad y que deben mantenerse especialmente en el embarazo:

Higiene
Debe ser adecuada y no excesiva, porque podría dañar el manto de protección de la piel resecandonos la piel. Para el cuerpo es aconsejable utilizar productos con acción antiséptica o antifúngica, sobre todo si se va a estar en piscinas o gimnasios, para evitar infecciones.

Para una mayor protección de los genitales, zona muy sensible en esta etapa, se pueden utilizar geles íntimos.

Hidratación
La hidratación es otro paso fundamental durante el embarazo, la piel se estira y es necesario que esté bien hidratada para mantenerla flexible y prvenir estrias.

En principio, la mujer embarazada no tiene obligación de cambiar su tratamiento de hidratación diario, pero es conveniente que se asegure de que no contiene retinoides, ni derivados porque hay cremas antienvejecimiento y antiacné que están formulados con esta sustancia.

Se debe tener en cuenta, porque repercuten en el feto y están prohibidos en las personas embarazadas.

Protección
La protección frente a los efectos nocivos del sol es la otra clave para el cuidado de la piel, especialmente la del cutis que está expuesta en verano e invierno. En las embarazadas esta protección debe respetarse porque, en esta etapa, suelen aparecer manchas que se agravan con la exposición al sol.

El uso de protectores solares que protejan la zona, tanto en verano como en invierno, es una obligación.

Lo ideal es que las propias cremas hidratantes de uso diario contengan factor de protección. De este modo, con un solo gesto se conseguirán los dos objetivos.

Además de la piel también debemos cuidar nuestro Pelo y Uñas

Pelo
En general el pelo mejora durante el embarazo porque, durante esta etapa, su ciclo de vida se prolonga. Pero la mujer debe saber que la caída se acentúa después del parto para regularizar el ciclo. Para evitar que esto ocurra en exceso, es necesario controlar el nivel de algunos minerales como el hierro en sangre.

Uñas
El hierro también es fundamental para que las uñas se mantengan fuertes y en buen estado de salud durante el embarazo. De lo contrario se debilitan y quiebran.

Una medida de nutrición que ayuda a mantenerlas en forma, es realizar baños de 20 minutos en aceite de oliva templado y utilizar regularmente cremas hidratantes para mantener la cutícula y la queratina de las uñas flexible y bien hidratada.PS


Categorías

Cuidados

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario