“Alimentando conciencias”: campaña que aboga por un cambio en el modelo de comedores escolares

Alimentando conciencias

Quería compartir con vosotras / os una campaña de crowfunding alojada en Goteo, se llama “Alimentando Conciencias”, y pretende realizar un documento audiovisual con finalidad doble: por una parte una pieza que recogerá experiencias de comedores escolares sostenibles; por otra, una investigación periodística para averiguar cuál es la situación de los comedores escolares en nuestro país.

Son más de 1.600.000 niños los que a diario realizan la comida principal en la escuela: el 40% del total del alumnado (datos provenientes del Ministerio de Educación); el 65 por ciento del total de centros educativos ofrecen servicio de comedor escolar. No dudo que para las familias cuyos niños se quedan en la escuela a comer, es un tema importante. pero ¿nos hacemos las preguntas suficientes sobre la atención que reciben? Por ejemplo ¿sabes si la empresa responsable tiene una orientación del comedor como espacio educativo? ¿se compran alimentos de temporada?, etc.

La acción está promovida y realizada por la asociación Del Campo al Cole, y cuenta con la colaboración Carro de Combate y La Nave Nodriza. A día de hoy quedan solo 5 días para finalizar el plazo de financiación, y para alcanzar el mínimo deseable ya queda poquito. Fundamentalmente se dirige a mamás y papás concienciados y con un gran sentido de la responsabilidad respecto a la alimentación de los niños. También hay docentes y equipos directivos que entienden la conveniencia de introducir otros modelos de comedores escolares, en busca de una transformación profunda.

Cuando el proyecto concluya, la pieza audiovisual que he mencionado al principio, contará con más de 15 testimonios de experiencias en varias comunidades autónomas. Pero ¿por qué es importante la iniciativa?

A continuación, el vídeo que forma parte de la campaña:

Razones no nos faltan.

Me refiero a las razones para transformar el modelo de comedor más conocido y extendido: para empezar debemos pensar en la calidad, o mejor dicho en la falta de calidad alimentaria que tenemos, y las consecuencias las sufren nuestras hijas e hijos. Por otra parte, es más que evidente que asistimos a una gran concentración empresarial del sector de la restauración, y ya se sabe que monopolizar el mercado independientemente del sector del que hablemos, no trae precisamente beneficios a los consumidores. ¡Solo cinco empresas concentran casi el 40 por ciento del mercado!

Queremos abogar por la necesidad de un cambio de modelo más sostenible, medioambiental, social y educativamente hablando

Sistema alimentario industrial.

No solo en los comedores escolares, pues hay otras colectividades que siguen un modelo industrial y alejado de las necesidades que presentan las personas. Pero por ejemplo, está confirmado que en este modelo apenas se utilizan alimentos locales, y no hay presencia de cadenas cortas, por lo que la participación del sector primario es minoritaria. Además podemos añadir el problema del desperdicio alimentario (en el sector restauración, entre el 4 y el 10 por ciento de los alimentos acaba en la basura).

(Mi pregunta en voz alta es: ¿cómo acabaremos con la desigualdad alimentaria si seguimos metidos en este modelo?, no lo veo posible, por eso también apuesto por una verdadera transformación)

Ya para finalizar: espero y deseo que se llegue al mínimo de financiación requerido, y que podamos ver el proyecto finalizado. También os puedo contar que probablemente que en un futuro cercano conozcamos de primera mano más detalles sobre la iniciativa.


Categorías

Nutrición

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario