Carta de un Sacerdote a su Jefe de Estado – II

bebes

3. Continuidad en el desarrollo: El desarrollo cuantitativo y diferencial del embrión es un perfecto continuo, no hay saltos cualitativos, ni mutaciones sustanciales. Estamos siempre ante el mismo sujeto, sólo cambia el tamaño o el tiempo, cantidades, no cualidades.

4. Gradualidad: La forma definitiva se alcanza gradualmente. Ni siquiera la alcanza tras el parto. El proceso continúa mientras vivimos…Es mentira que haya pre-embriones y embriones. ¿En qué día, minuto y segundo deja de ser una cosa para ser la otra?

Partiendo de estos datos físicos irrefutables, es claro que negar el estatus humano al embrión es contradecir las ciencias físicas, no sólo las Religiones o la Filosofía metafísica. Y todo por ideas preconcebidas, prejuicios ideológicos. Por tener un concepto de hombre recortado, ni siquiera por el cientifismo, sino por el subjetivismo ético y positivismo jurídico: “la única fuente de verdad o moralidad son las opiniones y decisiones humanas”. Lo legal es lo moral. Recordemos los desastres de Hitler elegido legalmente por una democracia legítima…

La raíz del problema es el Relativismo: la verdad, si existe, depende del color del cristal de quien mire… Ya decía Benedicto XVI, es el mal radical postmoderno: la dictadura del relativismo. Es el suicidio de la Verdad y del Hombre.
Así pues, verificado por la ciencia biológica que el embrión es un ser humano, que comienza a existir en el momento de la fecundación, las demás ciencias no sólo no pueden contradecir ese dato sino que deben complementarlo, protegerlo, razonarlo, explicarlo….es la tarea de la ciencia filosófica, ciencia jurídica, ciencia ética, ciencia teológica. ¡¡¡Que también son ciencias!!!


Categorías

Embarazo
Etiquetas

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Escribe un comentario