Claves para amamantar con éxito (IV)

lactancia-mellizosAhora teniendo en cuenta los beneficios de la lactancia para la madre, tenemos que enfatizar que hacerlo te ayudará a regular el estado físico post-parto, mejorándolo y bajando de peso más rápidamente. Además ayudará al útero a contraerse y evitar hemorragias.

  • ¿Mamaba regularmente ¿por qué ahora pide tanto?: Es posible que está atravesando por una de las llamadas crisis de lactancia: necesita más leche de la que tu pecho puede ofrecer es ese momento. Suelen aparecer a los 10 días, las seis semana y los tres o cuatro meses. Si mama a demanda en unos días tu organismo incrementará la producción de leche.
  • ¿Es posible que tenga poca leche?: Es difícil. De todos modos sí que es cierto que hay bebés que toman cantidades de leche insuficientes. Sin embargo, eso se resuelve poniéndoles más al pecho o revisando la posición para que la estimulación sea la correcta.
  • ¿Y si me hacen combinar pecho y biberones?: En algunos casos la lactancia mixta es necesaria, pero antes conviene insistir para modificar los puntos que influyen en el poco éxito de la lactancia materna. El problema es que se convierte en la antesala al abandono del pecho porque la disminución del estímulo, reduce la producción de leche.
  • ¿Cómo le doy un suplemento?: Si es necesario, lo mejor es dárselo con un vasito, una jeringuilla o una cuchara para que no se confunda. Cuando mama, el pecho tiende a entrar mucho en la boca del bebé. Cuando toma un biberón, la boca está más cerrada y la lengua empuja. Son técnicas completamente distintas.

  • Puedo retirarle los biberones de leche adaptada?: Sí, pero antes necesitarás que te hayan aconsejado y ayudado a corregir la posición. Sustituir un par de biberones de pocos ml al día no es difícil, puedes suprimirlos y dar el pecho tanto como puedas, aunque será necesario un control de peso frecuente para ver si progresa. Si tomaba más cantidad, deberás retirarlos poco a poco. Entre tomas te será útil usar un sacaleche para estimular la producción.
  • Lo he dejado un tiempo ¿puedo volver a tener leche?: Existen casos de madres que no han dado de mamar a sus bebés durante los primeros días y luego han conseguido amamantar. También han tenido éxito madres que han adoptado. La primera opción es usar un relactador, un depósito con leche que se cuelga al cuello y del que salen dos tubitos que se fijan sobre el pecho: el bebé succiona y va tragando la leche que gotea, alimentándose a la vez que pone en marcha el mecanismo de producción láctea.
  • ¿Por qué me han salido grietas?: Se deben a una mala posición. El bebé chupa sólo el pezón en lugar de abarcar gran parte de la areola con la boca. Insiste porque sale poca leche, la piel se irrita y puede agrietarse.
  • ¿Es normal que esté tan hinchado?: Seguramente te sientes así por las mañanas porque las tomas nocturnas están más espaciadas que las diurnas y acumulas leche. También sucede en épocas en que las que existe un desequilibrio entre lo que toma tu bebé y la cantidad de leche que tu cuerpo le ofrece.
  • ¿Con anemia tendré menos leche?: En casos en que la anemia sea importante podría darse una producción de leche insuficiente, aunque sería un problema transitorio. Nada que no pueda resolverse si se sigue tres principios: amamantar a demanda, en posición correcta y recurrir a la extracción de leche para aumentar la producción, en caso necesario.
  • ¿Una mastitis impide amamantar?: NO, es una infección y, como tal, debe tratrse con antibióticos que son compatibles con la lactancia. Vaciar el pecho te irá bien.

Escribe un comentario