¿Cómo cuidar a mis gemelos? (II)

Los comienzos en casa son duros con un solo niño, y mucho más con gemelos. Luego del parto los padres están muy cansados y a veces desbordados. Sentirse agobiados e incluso algo decepcionados no significa que no queramos muchísimo a nuestros niños, simplemente quiere decir que estamos aprendiendo a ser padres a marchas forzadas y por partida doble.

En este sentido, el papel del padre es fundamental ya que se tiene que entregar al cien por ciento a los bebés, a la mamá y a las tareas de la casa (no está de más que haya una tercera mano que ayude). Él –y todos los familiares– han de tener muy presente que la madre se está recuperando de un parto duro y que su cuerpo está experimentando todavía muchos cambios estructurales y hormonales.

Los primeros meses de la llegada de los bebés, pueden ser una mezcolanza de pañales y alimentaciones. Aproveche los días del embarazo para planear quien le va a dar ayuda en esos primeros meses. Acepte toda la ayuda que le ofrezcan. Aunque esto sea algo difícil para usted, puede causar una gran diferencia. Hable con su pareja sobre los deberes y quehaceres en el cuidado de los bebés y cómo compartir. Que ambos padres estén involucrados en el cuidado de los niños, es bueno para ellos y los niños.

Empiece tomando clases de natalidad y nacimiento temprano. Muchos gemelos o mellizos nacen prematuramente. Si usted no empieza las clases temprano, puede que no termine el curso antes de que los bebés hayan nacido. Haga todos los arreglos necesarios temprano, para que esté preparada.


Escribe un comentario