¿Cómo elegir el primer jardín de infancia?

La elección de un jardín para un hijo no es del todo fácil. En realidad, lo que sucede es que es la primera vez para ambos, él y ustedes, que deberán adaptarse a un cambio. Acostumbrados a su casa, sus rutinas, cuidados inmediatos sin tener que compartir ni cariño ni atención, van a pasar a un espacio desconocido. ¿Complicado planteado así? Pero es todo lo contrario. Este proceso es totalmente enriquecedor para el niño.

Lo importante es no saltear etapas; que se elija una escuela de confianza y que la incorporación sea progresiva: la adaptación se hace poco a poco. No hay recetas mágicas ni hay que convertirse en una experta pedagoga para poder elejir el jardín de infantes más apropiado. Basta tener sentido común y ser un buen observador. Es importante que se conozca previamente el lugar, y no sólo las instalaciones sino su funcionamiento cotidiano. Además, se debe mantener una charla con la futura maestra, para hablar temas de alimentación, higiene, limites, siesta, cuidados, etc.

Una buena institución en general debería: – Antes de la incorporación requeriría de una entrevista con el fin de conocer lo más posible los hábitos, preferencias, ritmos, características del niño. – Tendría que brindar toda la información que se necesite para crear confianza y hacer sentir que la escuela es un lugar que pertenece también a los padres. – Facilitar la incorporación progresiva de los chicos al jardín. Lo ideal que se mantenga en los primeros 5 días hasta que tu hijo pueda quedarse por dos horas sin reclamarte. Los primeros días ira sólo un ratito para irse habituando. – Que haya un medio para que se comuniquen diariamente que ha pasado, a qué jugó, qué comió, si durmió, etc.


Escribe un comentario