Consejos para combinar la maternidad con el trabajo (I)

Muchas mujeres salen a trabajar ya sea para ayudar en la economía hogareña o por satisfacción propia y muchas veces tienen que combinar el embarazo y la maternidad con su actividad profesional o trabajo.

Hace varias décadas estaba mal visto que la mujer salga a trabajar, ya que ella se casaba y tenía hijos y se ocupaba de su crecimiento y manutención del hogar. Pero desde hace unos años a esta época, las mujeres salen a trabajar y deben organizarse para poder tener las dos cosas bien.

Cuando se tiene hijos muy pequeños, la situación es más difícil ya que resulta difícil el dejar al cuidado de terceros a tu hijo, porque sabes que nadie lo cuidará mejor que tu. Pero debemos saber que siempre podemos contar con alguna abuela, tía o amiga que quiera cuidarlos y no tratarlos mal.

Las separaciones pueden resultar difícil en un principio, pero tienes que saber que lo estas ayudando a crecer. Tu no estarás para siempre y él debe aprender, desde chico, a tener sus propios espacios para poder interactuar con otras personas y saber que tiene un tiempo sin su mama. También este tiempo separados los hará extrañarse, que hará que cuando se vuelvan a ver, aprovechen más ese tiempo juntos.

Lo aconsejable es que tengas un trabajo de media jornada, para que estén separados cuando tu hijo se encuentre en el colegio o que este bajo el cuidado de terceros poco tiempo. Si esto no es posible porque tienes un trabajo de muchas horas, no debes angustiarte, pero si debes saber que tus hijos reclamaran mucho el tiempo que no estuviste. Deberás anotarlo en más actividades extracurriculares fuera del colegio y en el poco tiempo que estén juntos no dejes de preocuparte por sus problemas de salud o emocionales o bien, por las cosas diarias.


Escribe un comentario