Consejos para dormir mejor

Ganas de ir al baño cada un par de horas, reflujo, pequeños calambres y problemas para hallar una posición adecuada. Durante el embarazo, sobretodo el tercer trimestre la idea de una noche de buen dormir se ve como una utopía, pero existen una serie de consejos que se pueden seguir para asegurarse unas buenas horas de sueño, ya después de nacido el bebé vienen los meses de verdadera privación del dormir.

Es importante que la mujer en estado de gestación tenga un buen dormir durante la noche, ideal si es que también puede tomar una siesta durante el día. Para evitar el tener el deseo de orinar con mucha frecuencia durante la noche, es bueno dejar de consumir líquidos dos horas antes de ir a la cama.

Para el reflujo, el dormir con la parte superior del cuerpo algo elevada puede ayudar a reducir las molestias.

Los momentos antes de irse a la cama deben estar dedicados al relajo. Un agradable baño o suaves ejercicio de yoga pueden ayudar.

Es vital establecer una rutina con respecto a la hora de dormir y despertar, así se aseguran una cantidad adecuada de horas de sueño formando un habito.

El consumo adecuado de suplementos de calcio y otros minerales y vitaminas pueden ayudar a reducir los calambres en diferentes partes del cuerpo. Si se sufre de ellos con frecuencias, es importante informar al obstetra quien sabrá entregar una dieta especial para evitarlos.

Y quizá lo más importante. Evitar esa ansiedad que nos mantiene despiertas por horas. Ya tendremos tiempo se sobra para pensar e imaginar el futuro durante esas largas noches de llanto y levantadas cada un par de horas para alimentar al niño.


Escribe un comentario