Consejos para elegir el nombre de tu bebé

Elegir el nombre de nuestros hijos, no es una tarea fácil, pero te ayudaremos a que puedas decidirte entre esos nombres que tanto te gustan.

El sonido ideal
Una de las cosas más importantes a considerar es cómo suena el nombre de tu bebé cuando lo pronuncias. ¿Es melodioso? ¿Es brusco? ¿Le va bien al apellido? A menudo los nombres largos van mejor con apellidos cortos y al revés. Si combinas un nombre que acabe con una vocal, con un apellido que empiece por una vocal puede sonar un poco raro, porque se suelen pronunciar unidos (“Ana Arribas”). También es bueno evitar los nombres que rimen con los apellidos y aquellos que suenen a broma porque seguro que le gastarán muchas bromas al niño o la niña cuando vaya a la escuela, y después también (Dolores Fuertes, Armando Casas, Rosa Losa, etcétera).

Un nombre único
Un nombre poco usual tiene la ventaja de hacer que la persona que lo lleva resalte entre los demás. Conocemos un Pedro que recuerda que en su clase había otros tres Pedros y que nadie se aclaraba sobre quién era quién. Por otra parte, un nombre que es tan raro que no se puede ni pronunciar, puede llamar excesivamente la atención y no favorecer a tu hijo. Una forma de encontrar cierto equilibrio es escoger un nombre más o menos común si el apellido no lo es y viceversa. Si el apellido de tu hijo es García, quizás quieras considerar algo más llamativo como nombre. Pero si se llama, Urrigoetxea, quizás sea mejor usar José como nombre que Arquímedes.

Familiares y amigos
Muchos padres escogen los nombres de sus bebés por el que tenía un abuelo, otro familiar o alguien muy querido por la familia. Esta opción puede proporcionar una variedad de nombres entre los que elegir. Puedes escuchar con cariño las ideas que te proponen, pero también puedes optar por no decirle a nadie lo que tú y tu pareja han decidido, hasta después de que el bebé haya nacido. ¡Y no dejes que nadie te presione para darle un nombre que no quieres! Tu tía Almerinda no es la que tiene que vivir con el nombre que a ella le gusta, es tu bebé el que tendrá que vivir toda la vida con él.

Origen y herencia
La herencia de tu bebé es una parte esencial de quién es y muy probablemente quieras que su nombre refleje eso. Tu preferencia religiosa puede llevarte hacia una cierta categoría de nombres. O quizás, tu familia tiene la tradición de llamar a los primogénitos con el nombre de sus padres. Si te gusta un nombre, pero no cumple con los requerimientos de la tradición familiar, puedes considerar utilizarlo como segundo nombre (¡o tercero o cuarto!).

Significado
Nadie va a tratar a tu hija Ingrid de forma diferente porque su nombre signifique “hija de un héroe”, pero de dónde procede el nombre es algo interesante a considerar. Después de todo, si tu hijo Sixto descubre que su nombre quiere decir “adulador” quizás no le guste.

Iniciales y apodos
La gente, y especialmente los niños, pueden ser muy crueles cuando se trata de poner apodos. Por eso, intenta anticipar qué es lo que puede ocurrir con el nombre de tu hijo para evitar estas situaciones. Claro que es posible que aunque a ti ni se te pase por la cabeza que su nombre podría suscitar un apodo poco agradable, siempre puede haber algún listillo en la escuela que se lo encuentre. Pero por lo menos, intenta evitar los que son muy obvios. Además, piensa en cómo se leerán las iniciales de tu hijo. Pedro Ignacio Savín probablemente provocará algunas risas.

Recuerda que nada de lo anterior son reglas fijas. El criterio más importante para elegir el nombre de un bebé es simplemente que les guste a ti y a tu pareja.

Para encontrar el nombre que andas buscando, prueba nuestro buscador de nombres. ¡Y buena suerte! Terra


Escribe un comentario