Consejos para principiantes: Limpieza de la nariz

Los bebés no saben sonarse la nariz y cuando la tiene obstruida por algún moco comienzan a llorar sin que tu sepas la causa.

Cuando tu hijo tenga la nariz obstruida la mejor forma es colocarle unas gotitas de suero fisiológico en cada fosa nasal y luego aspirar cuidadosamente con una pera de goma o un aspirador especialmente diseñado para este uso.

No utilice bastoncillos u otro material para quitar los mocos, ya que con el movimiento del bebé puede que lo empujes más atrás, empeorando aún más el panorama.

Este procedimiento será realmente muy molesta para el bebe, por eso te recomendamos que lo realices en un momento que este totalmente relajado o luego de un baño, ya que el vapor ayudará a ablandar las mucosidades.


Escribe un comentario