Consejos para principiantes: tomar la temperatura al bebé

Los bebés recién nacidos no poseen los mismos mecanismos que los bebés mayores, niños y adultos tienen para regular la temperatura corporal, por lo que un control adecuado de ésta es necesario para así evitar enfriamientos o alzas de calor.

La mejor manera de medirles la temperatura es a través del recto, ya que es más precisa que la temperatura axilar o del oído. La medición toma alrededor de un minuto y existen termómetros especiales para ello. Dado la delgadez del termómetro, no será desagradable para el niño, aunque es probable que llore debido al cambio de posición y la necesidad de mantenerse inmóvil.

El termómetro siempre debe encontrarse limpio y desinfectado. No debe presentar ningún tipo de grietas o hendiduras y antes de introducirlo, debemos lubricarlo con un poco de vaselina.

Si la medida de temperatura rectal sobrepasa los 37,5° o está bajo los 36,5° C, debemos abrigar o desabrigar al pequeño, controlando también la temperatura de la habitación. Si luego de una media hora la situación no cambia, podríamos encontrarnos con un problema médico que requiere la comunicación telefónica con el pediatra para coordinar las medidas que permitan aliviar el problema en el pequeño.


Escribe un comentario