Consejos para un mejor amamantamiento

Amamantar es un modo de dar alimento y también un acto de unión entre tú y tu bebé. Si te enteras de algunos trucos, podrás proporcionarle mayor cantidad de leche y disfrutar tanto como él.

  • Amamántalo cuando lo pida, no con horarios fijos. Si comienza a moverse dormido, se succiona la mano o algún objeto, son señales de que ya desea mamar.
  • No esperes a que llore intensamente para darle de mamar, ya que se acostumbrará a comer sólo después del llanto.
  • Busca un lugar tranquilo para amamantarlo, sin luz excesiva y, si quieres, con una música suave.

  • Ponte cómoda, con la espalda bien apoyada y con una almohada entre tu falda y el bebé. Pon a tu bebé contra tu pecho y tu abdomen, alinea su cabeza y su cuerpo para que no tenga que torcerse para encontrar el pezón.
  • Ayúdalo a que con su boca abarque toda la piel oscura que rodea al pezón. Fíjate cómo succiona y escucha cuando traga.
  • Realiza entre cinco y diez respiraciones profundas cuando comienzas a darle el pecho. Te ayudará a relajarte.
  • Duerme bien cuando tu hijo lo hace para mantenerte lo más descansada posible.
  • No hagas una dieta estricta, sólo mantén una alimentación variada y equilibrada. Para mantenerte fuerte, procura ingerir 1500 mg diarios de calcio (por ejemplo: 1 taza de leche, 1 yogur, 1 taza de espinaca hervida, 50g de queso cuartirolo, 3 cucharadas soperas de queso rallado, 10 cucharadas soperas queso untable).
  • Toma dos o tres litros de líquidos por día. Evita la ingesta excesiva de té, café, mate y bebidas cola. No tomes alcohol, ni fumes.
  • Cuando vuelvas a amamantarlo, empieza por el lado que terminó la última vez.

Categorías

Consejos

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario