Cuando los niños son payasitos (II)

Como hemos visto en un anterior artículo, los niños demuestran un comportamiento lleno de gracia y desproporción actoral en muchos casos. Debe saber que muchos están en pleno apogeo social. Ya son capaces de relacionarse con otros niños de manera más constante y organizada: hacen pequeñas pandillas, comparten juegos y secretos.

Comparado con los años anteriores, se sienten como si dominaran a la perfección el complicado mundo de las relaciones sociales. Su necesidad de ser mirados (y admirados) crece, y especialmente en los varones (las niñas suelen ser más vergonzosas o un poquito menos exageradas).

Otras caracteristicas es que quieren destacar, mostrarse, divertir y ser útiles. Se convierten en unos showmen en miniatura que viven para llamar la atención en los momentos más inoportunos y entretener al personal a base de juegos de palabras, representaciones, gestos y bailoteos. A veces son geniales, pero otras veces sus tonterías no nos hacen tanta gracia.

Esta actitud puede esconder una necesidad de ser tenidos en cuenta: están a medio camino entre el niño pequeño y el niño grande. Saben que esperamos que se empiecen a “comportar”, y no siempre es fácil dejar de ser pequeño. Con sus payasadas a veces nos está diciendo que necesita volver a sentirse despreocupado… aunque solo sea por un rato. En esta etapa, aunque no lo parezca, los padres tenemos un valioso papel a la hora de fortalecer la autoestima de los niños.

Nuestra actitud frente a sus payasadas les ayudará a modelar su carácter. Pueden ser divertidos y felices sin llamar la atención con esas explosiones de excentricidad tan difíciles de controlar. Y no hay que olvidar que los niños que son de tendencia expansiva.


Categorías

El bebé

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Escribe un comentario