Cuidados de la piel del bebé y el niño III

Correcta higiene del bebé y el niño

  • Baño. En el cuidado de la piel del niño es fundamental el baño. El baño del niño debe ser diario. El agua debe estar templada (aproximadamente a una temperatura de 36º C) y el ambiente de la habitación deber ser cálido (a una temperatura de unos 23 – 24º C). Se usarán un gel y una esponja suaves y pondremos especial cuidado en la limpieza de los pliegues. El secado se realizará con una toalla suave, preferiblemente de algodón.
  • Área del pañal. En la higiene de la piel merece una atención especial la limpieza del área del pañal. En esta zona, debido a la humedad y al contacto con la orina y las heces de niño, son frecuentes la irritaciones y la infecciones cutáneas (por hongos, generalmente). Por ello, es muy importante el cambio frecuente de pañales y el lavado de esta zona cubierta con el pañal. Son recomendables las pomadas protectoras (pasta al agua, por ejemplo) después de cada lavado. Si existe un enrojecimiento que no cede quizá ya no estemos ante una simple irritación, sino ante una infección por hongos. En este caso es necesario consultar con el pediatra que valorará la aplicación de alguna pomada con antimicóticos.

Prevención de accidentes
La piel es el órgano más expuesto a los accidentes domésticos. Las lesiones más frecuentes son las erosiones y heridas y las quemaduras.

  • Las heridas pueden tener múltiples causas, pero son frecuentes y evitables las producidas por objetos cortantes y/o punzantes de uso común en los hogares como pueden ser cuchillos, tijeras, cuchillas de afeitar, etc. Debemos prevenirlas guardándo estos objetos en un lugar fuera del alcance del niño.
  • Las quemaduras son uno de los accidentes más frecuentes, sobre todo, en niños pequeños. Las lesiones producidas por las quemaduras, debidas a la fragilidad de la piel de los niños, pueden tener graves consecuencias. El lugar de la casa más peligroso es la cocina y la causa más frecuente de la quemadura suelen ser un líquido caliente. Por tanto, debemos impedir el acceso del niño pequeño sin compañía de un adulto a la cocina o a la habitación donde haya una fuente importante de calor.

Dr. D. Luis Miguel Puello Pavés.
Médico Pediatra Granada, pulevasalud


Escribe un comentario