Cuidados del recién nacido (II)

Como hacerlo erutar

Luego de darle el pecho puedes levantarlo con la cabeza recostada en tu hombro y darle unas palmaditas en la espalda, esto ayuda a que largue el aire que tragó mientras lo amamantabas, y ayuda, entre otras cosas, a evitar que vomite y tenga gases. Ponte un paño o algo para evitar que te ensucie. Otra manera es colocarlo semisentado sobre las piernas, sostenerlo por el abdomen, con la cabeza hacia abajo y darle palmaditas en la espalda. Si aun así no eruta, colócalo boca abajo por poco tiempo, y vuelves a repetir la maniobra, así varias veces hasta que finalmente erute.

Vómitos

Con respecto a los vómitos, son normales en un bebé, si no se repiten demasiado. Es común que los bebés regurgiten luego de comer. Pero lo normal es que a medida que el bebé crece, la tendencia a vomitar disminuya, si no es así, consulta con un médico.

Deposiciones

Las primeras deposiciones de tu bebé serán viscosas, de color verde oscuro, se llaman meconio. Se forman en el intestino antes de que el bebé nazca. Para el segundo o tercer día las heces comienzan a variar, dependiendo de la alimentación.

Lo común es que defeque luego de cada alimentación, aunque a veces no es así, y pueden estar varios días sin defecar, esto también es común. Las heces de un bebé alimentado con leche materna o fórmula son verde amarillento, pastosas. Si la consistencia es dura, debe consultarse al medico, quizás el bebe este estreñido.

Si tu bebé tiene diarrea te darás cuenta porque sus deposiciones son más liquidas y con mas frecuencia, y debes consultar con el medico. Debes prestar atención a la higiene en la alimentación, sobre todo si tu bebe es alimentado con formula.

Flemas y mocos

Es común que los recién nacidos tengan flemas, por lo que te será muy útil tener una pera, con la que podrás extraer delicadamente las flemas, para ayudarlo a respirar sin dificultad. Debes tener muchísimo cuidado, es una maniobra que requiere mucha delicadeza. Se la coloca apretada y despacio por la boca, llegando a la parte detrás de la lengua, la sueltas lentamente, y la pera aspirará las flemas. El bebé debe estar de lado. Si te da miedo hacerle daño a tu bebé con este procedimiento, lo mejor es que consultes a un pediatra y el te enseñe cómo hacerlo.

Los recién nacidos, no saben respirar por la boca, por lo tanto es importante que su nariz esté libre de mocos. Una buena manera de extraerle los mismos es después el baño, cuando los mocos están mas blandos y no adheridos, aspirarlos con una pera delicadamente. No uses bastoncillos, ya que los meterás mas en vez de sacarlos. Si el bebe tiene la nariz muy congestionada, llama al medico, y pregúntale que hacer, ya que quizás en el intento de ayudarlo, lo perjudiques, y recuerda, los bebes no saben respirar por la boca.

Ombligo

Tu bebé tendrá la ligadura en el ombligo aproximadamente una semana, entre 5 a 10 días, y se caerá sola. No se debe mojar bajo ningún concepto, solo debes limpiarlo diariamente con alcohol, y una vez que se haya caído, debes limpiar el ombligo con agua y un jabón neutro. Mientras el bebé tenga la ligadura, debes prestar atención a que el ombligo esté siempre seco, sin sangrado, sin secreciones o mal olor. La piel alrededor del mismo no debe estar roja. Si percibes que algo no está bien con su ombligo, acude a un pediatra, porque puede tener una infección y precisará una atención especial.


Escribe un comentario