Custodia Compartida

Hay que reconocer que la situación actual por la que atraviesan los niños de padres divorciados, resulta cuando menos compleja en su análisis.

Es bien cierto que la maternidad y la paternidad son un instinto que se genera en el momento en el que el bebé llega a completar la vida de la pareja y provoca un cambio intrínseco en las personas que pasan de ser mujeres y hombres a padres en primera instancia.

Ante un aumento tan vertiginoso de las rupturas de pareja provocadas- en cierta medida- por la incorporación de la mujer al mercado laboral, la ley sobre custodia que rige en nuestro país y que data de la década de los 80 cuando se reconoció el divorcio en nuestro país, ha tenido que ser revisada.

Han sido los padres los que, estando en contra de la hegemonía ostentada por las madres en relación a la educación y crianza de los hijos, han logrado una ley que impone la custodia compartida.

Lógicamente el tema ha generado una fuerte polémica en la que los defensores, consideran que es un avance en relación a la protección de los derechos de los menores, mientras que los detractores hablan de inestabilidad, falta de límites consensuados, confusión y problemas de autoestima para los más pequeños.

Lo cierto es que dentro de las principales ventajas se podrían destacar:

  • El niño mantendrá contacto directo y regular con ambos progenitores
  • Contará con los dos roles incorporados a su proceso formativo
  • No experimentará las ausencias, responsables finales de la inseguridad, los sentimientos de culpa y la falta de autoestima.

Pero también hay que tener presente las desventajas:

  • Si ambos progenitores no son capaces de ponerse de acuerdo en los aspectos educativos del niño, éste puede ser utilizado no sólo como moneda de cambio, sino también como una forma de molestar al otro progenitor, lo que sin duda llevará al niño a aprovecharse de la situación y crecer en un ambiente inestable, en el que la falta de límites sea una constante que determine el futuro del niño.

Como conclusión cabría señalar que la custodia compartida es una medida avanzada que debe implementarse tras un plan exhaustivo de seguimiento del os padres, es fundamental que los padres no se olviden que con independencia de las rencillas que hallan derivado en la separación, la formación de los más pequeños debe ser acometida por los dos de forma seria y responsable.

Sin duda, la custodia compartida dará mucho que hablar y, es de esperar que la acumulación de causas en la justicia no derive en decisiones tomadas en base a la simplicidad de los casos, sino en el bienestar del menor como primera razón.


Categorías

Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Escribe un comentario