Dar medicamentos al bebé

Bebé

Cuando el bebé se pone enfermo es difícil tratar con él, se irrita con facilidad y puede llorar con muchísima más facilidad que habitualmente, por lo que darle un medicamento en ese estado se convierte en toda una aventura. El principal motivo por el que un niño no quiere tomar el medicamento es por su mal sabor, a veces lo escupen o vomitan y ¿qué podemos hacer cuando ocurre eso? ¿cómo podemos conseguir que se lo tome?.

El mayor problema que surge cuando el bebé escupe el medicamento o vomita es que ya no sabemos qué dosis ha tomado, puede que sea poco y no le sirva de nada o incluso podemos vernos tentadas de darle más y pasarnos… Por muy simple que sea el medicamento, una dosis más alta de la cuenta puede ser perjudicial para el bebé.

Cómo conseguir que el bebé tome el medicamento

Podrás conseguir que se lo tome siguiendo unos cuantos pasos, para el bebé no será agradable porque no querrá tomarlo, pero será necesario para que se cure. Túmbale boca arriba y aguántale las manos a la altura de la cadera, es posible que necesites ayuda para evitar que se gire y escupa todo.

Para que abra la boca tendrás que colocar tus dedos sobre sus mejillas, justo entre las encías, e introducir la jeringuilla o cuentagotas por el lado de la boca. Nunca la introduzcas muy al fondo o justo en el centro de la boca porque le puede provocar ganas de vomitar.

Cuando termines incorpóralo y felicítale ¡Se ha tomado la medicina!.

¿Qué hacer en caso de que sean pastillas?

Las pastillas se pueden dar a bebés que ya toman sólidos, en ese caso, una buena solución puede ser machacar la pastilla y mezclarla en un poco de comida. Recuerda, solo en un poco para asegurarte de que se la toma toda, si la escondes en todo el plato es posible que no se lo termine y tome menos de lo que debería.

Más información – Descongestionar la nariz del bebé

Foto – Quiero oir


Escribe un comentario