Déle Amor desde pequeños – V

padres_e_hijos

Si se tiene el suficiente cuidado en la atención del niño con el recién nacido se sembraran afectos entre ambos hermanos y jamás existirán problemas que realmente sean importantes en su relación.

A fin de que los niños sepan manejar inteligentemente los cambios que irá pasando en el transcurrir de sus días, deberá haber recibido en su niñez compañía amorosa y afectuosa, ya sea por parte de sus padres o las personas que cuidaban de él. Todos estos afectos que se reciben de niño lograran un comportamiento adecuado cuando sea adulto, frente a la sociedad, convirtiéndose en un gran sujeto adaptado socialmente y con una excelente autoestima.

Los niños son lo suficientemente inteligentes como para reconocer a las personas que realmente sienten cariño por ellos y se preocupan de su salud, bienestar y confort, y no siendo necesariamente sus padres, podría tratarse de cualquier miembro de la familia. Con todo el cariño y atención recibida, los niños sentirán que están en un mundo agradable y se sienten que pertenecen a el, haciéndolos más seguros.

En algunos casos cuando el niño se siente muy apegado e identificado con algún miembro de la familia, estos optan por elegirlos como padrinos, lo que bien sabemos que representan a unos segundos padres, uniendo y fortaleciendo aún más la relación familiar.


Escribe un comentario