Descubre los beneficios del masaje infantil

masaje-shantala-2Las ventajas y beneficios que tiene el masaje infantil también incluyen aquellas técnicas de tacto, voz y miradas que se utilizan para mejorar la salud y ánimo del bebé, como también para reforzar los lazos afectivos entre padres e hijos.

Mantener contacto no solo aporta muchísimos beneficios para el bebé, sino que también ayuda a los padres a familiarizarse con su lenguaje corporal y sus ritmos de comunicación.

Se puede realizarle un masaje al bebé pasados los 20 días de su nacimiento y hasta los 6 meses de edad, ya que después se vuelven muy inquietos. Es muy importante hacerse un rato para realizarle masajes al bebé y, de ser posible, que estén ambos padres, pero siempre que sea la misma persona la que inicie y termine el masaje, porque el cambio de manos volverá más inquieto al pequeño.

No es difícil realizarle un masaje al bebé. Lo más importante es crear un ambiente agradable, con una temperatura entre 23° y 26° , poner música ambiente y luz tenue. No conviene iniciar el masaje si el bebé está dormido, tiene hambre o acaba de comer o están enfermos. Es muy importante respetar sus sentimientos, si el bebé no quiere, no hay que forzarlo o hacerlo sentir incomodo. Conviene realizar esta practica diariamente, estableciendo una rutina.

Los beneficios del masaje infantil:

Físicos:

  • Estimula sus funciones circulatorias, respiratorias y endocrinas.
  • Ayuda a madurar al sistema digestivo.
  • Mejora el desarrollo psicomotriz.
  • Potencia el crecimiento muscular.

Psíquicos:

  • Refuerza los lazos afectivos entre padres y bebés.
  • Tranquiliza y relaja, y por tanto, mejora el sistema inmunológico.
  • Familiariza con el lenguaje corporal del bebé.
  • Propicia una relación de amor y ternura más enriquecedora.

El masaje puede aplicarse en cualquier parte del cuerpo. A continuación te enseñaremos a realizarlos. Ten siempre en cuenta de realizar movimientos lentos y suaves.

En la cara:

  • Roza en círculos las mejillas y alrededor de su boca.
  • Da ligeros toques en la nariz.
  • Acaricia su frente de un lado a otro.

En los pies:

  • Realiza movimientos circulares en toda la planta del pie.
  • Fricciona con los nudillos las plantas de sus pies.
  • Realiza movimientos circulares alrededor de los tobillos.

En las piernas:

  • Tumba al bebé sobre la cama y coloca sus pies en tu abdomen. Verás cómo presiona.
  • Con el bebé tumbado coge su pie y roza con la otra mano su pierna del tobillo a la ingle.
  • Toma la pierna del bebé con las dos manos y realiza suaves movimientos rotatorios.

En el vientre:

  • Acaricia a tu bebé desde el pecho hasta la parte superior de las piernas.
  • Masajea alrededor del ombligo en dirección de las agujas del reloj.
  • Con los pulgares juntos en el vientre del bebé, empuja suavemente hacia los costados.

En el pecho:

  • Dibuja un corazón con las dos manos juntas desde el centro del pecho del bebé.
  • Cruza las manos en “X” sobre el pecho de bebé, alternando las manos.

En los brazos y las manos:

  • Realiza pequeños estiramientos, desde el hombro hasta la muñeca.
  • Con las dos manos realiza suaves masajes rotatorios, desde el hombro hasta la muñeca y al contrario.
  • Presiona con los pulgares, haciendo círculos, en la mano, muñeca y dedos.

En la espalda:

  • Primero con las manos abiertas a ambos lados de la columna, después con los nudillos: desde el culito hasta los hombros. – Desliza las yemas de los dedos en zig-zag por toda su espalda.
  • Realiza con las dos manos, suaves movimientos rotatorios.

Categorías

Consejos

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario