Deshidratación en los niños

La deshidratación se produce cuando se pierde en forma excesiva agua y sales minerales del cuerpo. Puede producirse por estar en una situación de mucho calor, falta de consumo de bebida por largo tiempo o una combinación de ambas.

Los niños pueden deshidratarse más rápido que los adultos, y los bebés menores de seis meses pueden llegar a sufrir una deshidratación severa pasadas 24 horas después del inicio de la enfermedad. Por lo tanto, toma atención a determinados signos que pueden alertar de una pérdida seria de líquidos:

  • Se queja de sed persistente
  • Tiene los ojos hundidos
  • Sequedad en la boca
  • Llora sin manifestar lágrimas
  • Orina poco y de color oscuro

Si se dan estos síntomas, es importante actuar con suma rapidez; es decir, consultar siempre con el pediatra pues la deshidratación grave puede requerir, hospitalización para administrarle líquidos por vía intravenosa.


Categorías

Salud

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario