Dieta para dar el pecho

Aunque no lo parezca la alimentación de las mamás juega un papel importante a la hora de dar el pecho.

Es necesario seguir una dieta variada que comprenda bastantes carbohidratos como la pasta, el pan o el arroz; proteínas como las de la carne, el pescado o los huevos; abundantes frutas y verduras así como pocas grasas y algunos lácteos.

arroz-y-frutas1

El aceite de oliva virgen extra tiene, por ejemplo, una cantidad de sustancias útiles para prevenir diversos trastornos y es fuente muy importante de antioxidantes que ayudan a la circulación y además recuperan el tono de los tejidos después del embarazo. Para los recién nacidos es fuente importante de dos ácidos grasos esenciales que son el ácido linoleico y el linolénico.

El yogur es el alimento perfecto para tomar en el desayuno ya que contiene proteínas y calcio, muy necesarios durante la lactancia porque ayudan a reconstituir todo lo que el cuerpo de la madre necesita para la producción de leche. El yogur también ayuda al funcionamiento del intestino gracias a sus fermentos que permiten una mejor absorción de sales minerales, que posteriormente pasarán a la leche para el bebé.

101267_g

Durante la lactancia las principales fuentes de almidón son el arroz y la pasta. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que la cebada potencia la actividad intelectual y es una gran fuente de energía. Entre las características de la cebada se encuentran sus propiedades remineralizantes y refrescantes, es rica en proteínas esenciales para el tejido muscular y otras sustancias que estimulan el desarrollo y combaten el estrés.


Escribe un comentario