Disciplina desde pequeños

La incesante actividad de un niño de un año, aunque a veces resulte molesta, es muy valiosa para su desarrollo y debemos potenciarla. Eso sí, necesitan que comencemos a educarles en lo que está permitido y lo que no. Es la conducta exploratoria, importantísima en esta etapa. Todo llama su atención y, como ya son capaces de desplazarse, van a por ello.

Hay que tener en cuenta que quieren poner a prueba sus nuevas habilidades y afirmar su independencia. No queda más remedio que imponer cierta disciplina. El problema es que todavía les cuesta entender el lenguaje, incluso las explicaciones más sencillas. Lo mejor es adoptar algunas tácticas:

– Cuando el niño esté a punto de hacer algo inconveniente, habrá que decirle «no, no» rotunda y claramente.

– Al tiempo que decimos «no», debemos retirar el objeto o al niño. –

– Si insiste, lo mejor es sacarlo de la habitación, sin asustarnos si estalla en una rabieta.

– Hay que hacer todo esto sin enfadarse. El pequeño aprende mejor si guardamos la calma.

– No hay que darle nunca azotes ni manotazos.


Categorías

El bebé

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Escribe un comentario