Disciplina en los bebés

bebes

Todos conocemos la incesante actividad de un niño de un año, y aunque a veces nos molesta, es muy valiosa para su desarrollo y debemos potenciarla. Eso sí, necesitan que comencemos a educarles en lo que está permitido y lo que no.

A esa eddad quieren experimentar con los objetos, sus cualidades físicas y sus mecanismos. Es la conducta exploratoria, importantísima en esta etapa. Todo llama su atención y, como ya son capaces de desplazarse, van a por ello.

También quieren poner a prueba sus nuevas habilidades y afirmar su independencia. Por eso, en solo un rato pueden vaciar tres cajones o desenrollar dos rollos de papel higiénico. No queda más remedio que imponer cierta disciplina.

Lo mejor es adoptar algunas tácticas:

– Cuando el niño esté a punto de hacer algo inconveniente, habrá que decirle «no, no» rotunda y claramente.

– Al tiempo que decimos «no», debemos retirar el objeto o al niño.

– Si insiste, lo mejor es sacarlo de la habitación, sin asustarnos si estalla en una rabieta.

– Hay que hacer todo esto sin enfadarse. El pequeño aprende mejor si guardamos la calma.

– No hay que darle nunca azotes ni manotazos.


Escribe un comentario