Ecografía en 4D… la primera foto del bebe

Ni bien te enteras que estás embarazada, el mayor anhelo durante el embarazo es el de conocer a tu bebé, verlo y saber a quien se parece.

Los primeros ecografías que se hacían, permitían a la futura mamá y sobre todo al doctor, conocer cómo y en qué condiciones iba el desarrollo del bebé. Pero la imagen que se veía en pantalla era muy borrosa y solo el doctor entendía esa imagen. La mamá y el papá no visualizaban claramente la imagen de su bebé.

Pero los tiempos cambian, y gracias a la tecnología en el campo de la medicina, ahora las mamás y papás pueden disfrutar a través de nuevos equipos ecográficos, de una imagen más nítida de su bebé y entenderle mejor a este tipo de estudios.

De los primeros avances fueron las ecografías de alta resolución, éstos te permiten ver cómo va desarrollándose tu bebé y cada una de sus partes. Después la novedad fue el eco en 3ª dimensión, que a parte de tener una mejor resolución, es posible observar al bebé desde tres dimensiones o ángulos diferentes.

Hoy en día lo más nuevo son las ecografías en 4ª dimensión ó 4D. Lo que tiene de particular este estudio es que toma las imágenes que da una tercera dimensión y le incorpora un elemento nuevo que es el tiempo real, es decir, tu ves lo que tu bebé está haciendo en ese momento, un movimiento real en diversos ángulos. Pero también, gracias a su excelente resolución, la imagen es como una foto del bebé.

La ecografía en 4D permite no solo observar el crecimiento y analizar el desarrollo de sus órganos internos, si no también detectar con tiempo algún tipo de enfermedad congénita, anomalías o malformaciones.

Lo más recomendable es realizarse este tipo de estudios a partir de la semana 26 a la 32 del embarazo, ya que es cuando existe suficiente líquido amniótico que permite un mayor movimiento y una imagen más clara y nítida.

Con este tipo de estudios puedes conocer facciones más definidas de tu bebé antes de su nacimiento, observar sus gestos, su sonrisa y esos movimientos que tantas veces has sentido dentro de ti. Sin duda es una experiencia llena de emoción y alegría que tienes que vivir, ¡No te lo puedes perder!


Escribe un comentario