El ambiente de estudio de los niños

Uno de las tareas con los hijos es conseguir que se esfuercen, se concentren y aprendan, y consigan realizar sus objetivos en los estudios. No es una tarea tan fácil para ellos ni para sus padres. Entonces, para que los niños tengan éxito en los estudios, básicamente es necesario que ellos tengan capacidad intelectual para poder estudiar, que sean motivados, adquieran conocimientos en sus estudios, y que sepan dominar hábitos de trabajo y estudio.

El ambiente, es decir, el lugar donde el niño debe centrarse en sus deberes y en sus estudios, cada día, es de fundamental importancia para que él consiga su objetivo. Una buena organización en función del tiempo y del ritmo de estudio, también es un importante ingrediente en la realización de sus tareas escolares. El niño, con la ayuda de los padres, debe planificar o programar el horario de estudio.

Recomendaciones para conseguir un buen ambiente de estudio:

– El lugar de estudio debe ser siempre el mismo para que no existan nuevos distractores cada vez que se va a estudiar o a hacer las tareas.
– Debe contar con algunos elementos básicos (mesa o escritorio y silla). Hay que tener a mano todo lo necesario.
– Debe ser silencioso (lejos de televisión, radio, teléfono y otros ruidos).
– Debe permitir la concentración y atención (evitar la presencia de elementos que puedan distraer).
– Debe tener una ventilación y temperatura adecuada e iluminación natural.


Escribe un comentario