El encanto de los juguetes antiguos

Juguete03

Cuando vemos un juguete antiguo no podemos evitar cierta nostalgia al recordar cuando nosotros éramos pequeños. No es preciso irse muy lejos en el tiempo para ver que los juguetes han evolucionado mucho en muy poco tiempo. Quien iba a imaginar que nuestros hijos se divertirían con muñecos de goma elástica que al apretarlos se les sale un ‘’ojo’ o modernas videoconsolas que no necesitan un mando para jugar. Los gustos han cambiado bastante ¿o no? Pues no está tan claro, solo deberíamos hacer la prueba de enseñarles por ejemplo, el juguete de la foto ¿Cómo crees que reaccionaria tu hijo? Estamos casi seguros que en primer lugar lo miraría con cierta curiosidad ¿y luego? En la mayoría de los casos, el niño se pondría a jugar con él. Este tipo de juguetes ayudan a desarrollar la imaginación, pues el niño tiene que hacerlo todo el trabajo, moverlo, los efectos sonoros y además no llevan pilas ni van con electricidad pero nunca se agotan las posibilidades de juego.

Como elemento decorativo en cualquier rincón del hogar y porque no en la habitación infantil, los juguetes antiguos le darán al ambiente cierto aire nostálgico y como diversión sus posibilidades son infinitas. No es preciso que acudas a un anticuario, que puede resultar algo caro. Muchas jugueterías se han especializado en todo tipo de imitaciones de juguetes antiguos, en los que el aspecto es exactamente el mismo y muy seguros para los niños. Tienen muñecas como las que usaban nuestras madres y abuelas, cochecitos de hojalata, trenes de vapor y perritos que andan con cuerda. Haz la prueba con uno de estos juguetes antiguos y comprobarás que hasta los abuelos disfrutan jugando con los nietos y recordando su infancia. Seguro que algún abuelo pide a los Reyes Magos un cochecito para el niño y otro para él.

Fuente: Juan C. Requena (colección particular)


Escribe un comentario