El examen físico del recién nacido

Luego de que des a luz a tu hijo, y mientras tú aún estés en la sala de parto,  los médicos neonatólogos le realizarán a tu bebé un examen físico de rutina. En la mayoría de los hospitales permiten que el papá pueda estar presente durante la primera examinación de su hijo.

El examen físico del recién nacido apunta a asegurarse de el bebé no tiene ningún problema ni alteraciones que vayan a dificultar su desarollo.

Al recién nacido se lo debe pesar, medir, tomar la medida del perímetro cefálico y abdominal. Además, se examinará la postura del bebé y se verificará que cuente con los reflejos típicos del recién nacido como el agarrar un dedo o abrir los bracitos cuando se lo acuesta boca arriba. Los neonatólogos también prestarán atención a las caderas del bebé y a la piel.

Otro punto de interés a la hora de examinar al recién nacido es verificar su capacidad toráxica, y la forma del paladar y la lengua, lo que será fundamental para que desarrolle la capacidad de succionar.

Para descartar enfermedades genéticas, los médicos también observan la medida del cuello, los rasgos faciales, expecialmente la forma de los ojos y orejas.

Los genitales también son examinados con el fin de verificar que exista abertura uretral tanto en niños como niñas.

Luego de este minucioso examen, el bebé estará listo para utilizar su primer pañal y muda de ropa y será llevado a la habitación junto con su mamá y ya podrá tomar la teta.

Foto vía Miflotador.com


Escribe un comentario