El primer baño del bebé (I parte)

Entre los expertos existen distintas opiniones en lo referente al primer baño del recién nacido. Algunos opinan que no es aconsejable bañarle hasta que la herida del cordón umbilical haya cicatrizado por completo. Otros recomiendan hacerlo desde el primer día, siempre que el ombligo no se moje en exceso y se seque y cure cuidadosamente después. Así se reducen las posibilidades de infección de la herida del cordón umbilical. Desde el punto de vista de la higiene basta con bañar al bebé dos o tres veces a la semana; el resto de los dias se le puede asear con una esponja vegetal y agua templada y limpiar los pliegues d elas piernecitas y el cuello con aceite especial para bebés.

Claro, son muchas las inquietudes, las dudas, y las preguntas que las mamás y los papás se hacen cuando tienen que bañar a su bebé por primera vez. Normalmente se sienten inseguros y ansiosos, y con algo de miedo, principalmente cuando son padres primerizos, y tienen que bañar a su bebé. Se preguntan cómo deben sujetarlo, manejarlo, y qué cuidados deben tener. Muchos dudan de cómo lavar las orejitas, cuál es la temperatura ideal del agua, y de muchos otros detalles. Pero, tranquilos, son dudas normales, compartidas por muchísimos padres.
Como dijimos anteriormente, el bebé necesita de dos o tres baños semanales en las temporadas más frías. En las épocas más calurosas, podrás bañarlo con más frecuencia. La mejor forma para adquirir seguridad es organizarse. Y para eso nada mejor que reunir y tener a mano todo lo que necesitas para bañar a tu bebé. Para bañar a un bebé pequeñito es necesario: jabón neutro, toalla de algodón, peine o cepillo, ropa limpia, champú adecuado para los bebés, pañales, una bañera (móvil o fija), y una esponja (opcional).

 

 

 


Escribe un comentario