El primer baño del bebé

Muchas veces hemos hablado acerca del momento en el cual tenemos que bañar a nuestro bebé por primera vez. Te hemos dado muchísimos consejos sobre este gran momento, hoy hablaremos de cómo tenemos que empezar a hacerlo.

Siempre te decimos que cuando sos una madre primeriza, lo ideal para no aterrarse es estar organizada. Cuando bañas a tu bebé no puedes estar distraída o hacer otras cosas, por eso debes tener todo lo necesario para su baño cerca tuyo.

Para bañar a un bebé es necesario: jabón neutro, toalla de algodón, peine o cepillo, shampoo para bebé, una bañera (móvil o fija), esponja, pañales y ropa limpia. Cuando tengas todo esto cerca tuyo, entonces lávate las manos y cierra la puerta (para evitar corrientes de viento).

¿Cómo empezar el baño del bebé?

  1. Comprueba que la bañera esté limpia. Llena la bañera con agua tibia. Utiliza el codo o la parte interior de la muñera para comprobar que la temperatura es la apropiada. Puedes utilizar un termómetro de baño. El agua no debe superar los 30 grados centígrados.
  2. Desnuda al bebé, límpiale la zona del pañal, y envuélvelo en una toalla.
  3. Límpiale la carita y las orejas con un trocito de algodón húmedo.
  4. Sostenga al bebé con su brazo derecho, del mismo modo como si llevaras una pelota, inclínelo sobre la bañera, y con la mano izquierda, y lávele la cabeza con el mínimo de shampoo. Enjuague bien y seque para cepillar después.
  5. Lavada la cabeza, sostenga los hombros del bebé con una mano, introduciendo los dedos por debajo de las axilas y sosteniéndole das piernas o el trasero con la otra mano. Es importante no dejar de sonreírle y hablarle mientras lo manejas.
  6. Introduzca al bebé en el agua. Mantenga una mano por debajo de sus hombros, de modo que tenga los hombros y la cabeza fuera del agua, y utilice la otra mano libre para lavarlo.
  7. Con o sin esponja, lave, enjuague, y seque de arriba abajo. Primero el pecho, los brazos, las manos, hasta las piernas y los pies.
  8. Gire al bebé para lavar la espalda y el trasero.
  9. Una vez que esté limpio y enjuagado, levántelo con suavidad y cúbralo con una toalla.
  10. Séquelo bien y envuélvelo para darle calor.

Escribe un comentario