Enseñe a organizar los juguetes

Es muy común que, a medida que los niños vayan creciendo, empiecen a amontonar juguetes por todas partes de la casa. Aparecen montones por todos lados y una buena organización se hace cada día más necesaria. No se puede exigir de un niño que recoja sus juguetes cuando acabe de jugar sin antes predeterminar un lugar para cada cosa. Antes de exigir hay que enseñarle a clasificar y ordenar cada juguete, estableciendo un lugar para cada uno.

Como todo, el enseñar al niño a que guarde e cuide de sus juguetes, también se empieza desde cuando aún es pequeño. Si se insiste en que toda vez que termine de jugar, el niño coloque cada juguete en su sitio, se estará creando una rutina. Es lo mismo que enseñarle a hacer la cama, a apagar las luces, a poner la vajilla en el lavavajillas, o los zapatos en el cajón, etc.

Si se consigue eso es una maravilla, pero todo seguirá bien si los padres también dan ejemplos. Un niño cuyos padres son desorganizados no asimilará con buenos ojos las buenas costumbres de organización. Eso es lógico.

La responsabilidad de organizar sus juguetes no llegará en un minuto. Los padres deben enseñar a sus hijos cómo se guarda cada juguete, y con mucha paciencia, para que se vaya acostumbrando poco a poco. Se debe considerar la opinión de los más pequeños. Ellos deben participar.


Escribe un comentario