Evite los malos hábitos de los niños

Muchos padres no saben qué hacer cuando los niños empiezan con ciertas modos y hábitos que nos inquietan, como morderse las uñas, chuparse los dedos, enrollarse los pelos en el dedo, hurgarse la nariz, decir palabrotas, etc. Y muchos de ellos tienen razón en preocuparse ya que algunas costumbres que se inician en la infancia, pueden conservarse hasta la edad adulta. Además, por detrás de cada mala costumbre existe algo que pueda justificarla. Es decir que el mal hábito puede ser apenas una forma que el niño tenga de expresar algo que le esté molestando

Es necesario estar atento y, siempre que sea posible, se debe cortar lo malo por la raíz con paciencia, determinación y mucho cariño, todo se soluciona para el bien de los niños. Es probable que, en estos casos, el niño se desahogue en una mala acción que se convertirá, en muchos casos y con el tiempo, en un mal hábito. ¿Qué hacer? Diga claramente a tu hijo qué es lo que no le gusta de su comportamiento. Diga algo como “No me gusta cuando te muerdes las uñas. No está bien. ¿Podrías intentar dejar de hacerlo?

También evite regañar o castigar a tu hijo. No lo dejes en ridículo ni lo critique. Podrías conseguir que el comportamiento empeorara. Igualmente, anima a tu hijo a que abandone esta mala costumbre. Diga clara y positivamente cómo quiere que se comporte. En lugar de decir No te muerdas las uñas, pruebe con ¿Qué te parece si dejas que te crezcan las uñas?  Existen sustancias de mal sabor para los dedos. Pueden ser de ayuda para evitar que el niño se muerda las uñas, no obstante, el uso continuado acaba con su eficacia. Finalmente, recompensa y premia a tu hijo cuando demuestre autocontrol. Permita a que tu niña se pinte las uñas. Permítale que vea la televisión un poquito más, y cosas por el estilo.


Escribe un comentario