Fiebre: ¿qué puedo hacer para que mi hijo se sienta mejor?

Una vez más, no es necesario tratar todos los tipos de fiebre. Y, en la mayoría de los casos, la fiebre solo debe ser tratada si causa malestar a su hijo. He aquí algunas cosas que puede hacer para aliviar los síntomas que suelen acompañar a la fiebre:

  • Si su hijo está irritable o parece incómodo, puede darle paracetamol o ibuprofeno siguiendo las recomendaciones del envase según la edad o peso. Si no sabe cuál es la dosis recomendada o si su hijo es menor de 2 años, llame al pediatra para averiguar qué cantidad debe administrarle.
  • Recuerde que los medicamentos para la fiebre bajarán temporalmente la temperatura pero no harán que vuelva a la normalidad; y no curarán la causa subyacente de la fiebre.
  • Nunca administre aspirina a un niño menor de 12 años porque está asociada al síndrome de Reye, una enfermedad poco común pero potencialmente mortal.

  • Bañe a su hijo con una esponja para que se sienta más cómodo y ayudar a que le baje la fiebre. Utilice solo agua tibia; el agua fría puede causar escalofríos, lo que suele aumentar la temperatura corporal. Nunca utilice alcohol (puede producir intoxicación cuando la piel lo absorbe) o bolsas de hielo/baños fríos (pueden causar escalofríos, que aumentan la temperatura corporal).
  • Vista a su hijo con ropa ligera y cúbralo con una sábana o cobija fina. El exceso de ropa y abrigo puede evitar que el calor corporal se libere y provocar un aumento de temperatura.
  • Asegúrese de que la temperatura de la habitación de su hijo sea placentera: ni muy caliente ni muy fría.
  • Dé a su hijo mucho líquido para evitar deshidratación; la fiebre provoca una rápida pérdida de líquidos. El agua, la sopa, los helados y la gelatina de sabores son buenas elecciones. Evite las bebidas con cafeína, incluidos los refrescos y el té, porque pueden aumentar producción de orina.
  • Si su hijo también tiene vómitos y/o diarrea, pregunte al pediatra si debe darle alguna solución hidratante especial para niños. Puede encontrar esta solución en farmacias y supermercados. No le dé bebidas energéticas; no están ideadas para niños pequeños y los azúcares añadidos pueden empeorar la diarrea. Asimismo, limite el consumo de frutas y jugos de manzana.
  • En general, deje que su hijo coma lo que quiera (en cantidades razonables) pero no le obligue a comer si no apetece.
  • Asegúrese de que su hijo descanse mucho. No es necesario que pase todo el día en la cama, pero un niño enfermo debería permanecer en calma.
  • Es mejor que el niño no vaya a la escuela o a la guardería si tiene fiebre. La mayoría de los médicos creen que se puede volver a la escuela cuando la temperatura haya sido normal durante 24 horas.

¿Cuándo debería llamar al pediatra?

La temperatura exacta que debería dar lugar a una llamada al médico depende de la edad del niño, la enfermedad y si el niño presenta otros síntomas además de la fiebre.

Llame al pediatra si tiene:

  • un bebé menor de 3 meses con una temperatura de 38°C (100,4° F)
  • un niño mayor de 3 meses con una temperatura superior a los 38,5° C (101° F)

Si un niño mayor a 3 meses tiene una fiebre inferior a los 38,5°, llame al médico si el niño también:

  • rechaza los líquidos o parece demasiado enfermo como para beber
  • tiene diarrea persistente o vómitos continuos
  • presenta síntomas de deshidratación
  • presenta una dolencia específica (p. ej., dolor de garganta o de oído)
  • lleva más de 24 horas con fiebre si es un niño menor de 2 años; o 72 horas, si es mayor
  • tiene fiebre recurrente, aunque solo dure varias horas todas las noches

Acuda a urgencias si su hijo presenta cualesquiera de los siguientes síntomas además de fiebre:

  • llanto inconsolable durante varias horas
  • irritabilidad extrema
  • aletargamiento o dificultad para estar despierto
  • sarpullido o manchas moradas que parecen pequeños moretones en la piel (que no estaban antes de que su hijo se enfermase)
  • labios, lengua y uñas azuladas
  • zona blanda en la cabeza que parece una protuberancia
  • rigidez en el cuello
  • fuerte dolor de cabeza
  • flacidez y negativa a moverse
  • dificultad para respirar que no desaparece cuando se le despeja la nariz
  • inclinación hacia delante y babeo
  • convulsiones

Asimismo, pregunte al pediatra cuáles son sus pautas en cuanto a llamadas en caso de fiebre.


Categorías

Salud

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario