Fiebre: algo común durante la infancia

Todos los niños tienen fiebre alguna vez y, en la mayoría de los casos, vuelven a su estado normal a los pocos días.  Aún cuando su niño tenga fiebre, es probable que no sea nada grave. Aunque puede asustar que la temperatura del niño aumente, la fiebre en si no es perjudicial, y de hecho, puede ser una buena señal. El aumento de la temperatura es la forma que tiene el cuerpo de combatir los gérmenes que causan infecciones y de hacer que el cuerpo sea un lugar menos agradable para ellos.

Es importante recordar y recalcar, sobretodo a las madres primerizas, que la fiebre en sí no es una enfermedad; la mayoría de las veces es síntoma de un problema subyacente.

Las causas potenciales de la fiebre son:

  • Infección: La mayoría de las fiebres se deben a una infección u otra enfermedad. Al estimular los mecanismos naturales de defensa, la fiebre ayuda al cuerpo a combatir las infecciones.
  • Exceso de ropa: Los bebés, especialmente los recién nacidos, pueden tener fiebre si están demasiado abrigados o se encuentran en un ambiente caluroso puesto que no pueden regular su temperatura corporal.
  • Inmunizaciones: Los bebés y los niños pueden presentar algo de fiebre tras la administración de una vacuna.

Aunque la  puede provocar un leve aumento de la temperatura corporal, probablemente no sea la causa de que la temperatura de su hijo esté por encima de los 37,8 grados centígrados.


Categorías

Salud

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario