Free Range Kids: ¿Preparados para dar libertad a nuestras hijas y nuestros hijos?

Free Range Kids5

Este artículo en Tree Hugger nos grita a voces un ‘pequeño’ secreto que los adultos nos empeñamos en negar, pero claro, la realidad es muy cabezota y pasa por encima de nuestras percepciones… “Los niños pasan menos tiempo en el exterior que los prisioneros” se titula, y su autora (Katherine Martinko) no tiene reparos en afirmar que cualquier preso en un centro de máxima seguridad en Estados Unidos, tienen una hora por la mañana y otra por la tarde al aire libre, mientras los pequeños están demasiado ocupados: no solo en horario escolar, sino en innumerables actividades extraescolares y complementarias, además de haciendo deberes.

Eso es al otro lado del Atlántico, porque si os cuento la de horas de exterior que tiene un preso en un régimen ‘normal’ en nuestro país (y ¡ojo! que no digo que no tengan derecho), y las comparas con las de vuestras hijas e hijos, te quedas con la boca abierta, y no la cierras. Ahora lo tendría fácil si se me escapara esa frase que en ocasiones pronunciamos casi sin querer: “algunos colegios parecen prisiones”; pero no, no va de esto el post que estáis leyendo, va de presentaros un movimiento que quizáis ya conozcáis, y aunque se inició en EE.UU, aquí también hemos oído hablar de él. ¿Sabéis qué son los ‘free range kids’?

Es un proyecto que como objetivo principal tiene “devolver la calle a los niños, pero también sacar a los niños de las casas y devolverles a las calles”. Como diría Tonucci (y yo no puedo expresarlo mejor) “hace 40, 50, 60 años, se sabía poco sobre los niños: los mayores tenían que cuidarlos eso sí, pero no se solía interferir en las decisiones que tomaban acerca de su tiempo libre. Este NO intervencionismo dio lugar a adultos sanos, que han sabido dirigir sus propias vidas, y que adquirieron autonomía personal e independencia mucho antes de los 25 años.

Free Range Kids4

Hemos cambiado la calle por espacios cerrados…

En la actualidad, los niños no van solos al colegio hasta que no cumplen los 13 años o más, y creo sinceramente que inhibir el contacto en libertad con la calle en edades tempranas, no hace más que entorpecer la capacidad y habilidades de los niños para cuidarse solos. Pero es que, además de quitarles las calles (que son suyas por derecho, o al menos lo son de forma compartida), cuando son más pequeños los recluimos en pequeñas reservas de niños.

Por reservas me refiero a parques urbanos, plazas, establecimientos cerrados con atracciones, etc; y no contentos con ello, supervisamos cada movimiento hasta el punto de darles instrucciones para tirarse por el tobogán. Entiendo que no hay madre o padre en el mundo que no piense en el bienestar de sus pequeños, y por otra parte a veces no hacemos más que seguir una “moda”; por eso no es mi intención culpabilizar, sino que reflexionemos entre todos. Que deberíamos escuchar más las necesidades básicas de niñas y niños está claro, pero a la vez es necesario explorar nuestros propios miedos.

Free Range Kids2

¿Peores padres por dejar libres a sus hijas e hijos?

Leonore Skenazy (pionera y creadora del proyecto Free Range Kids) primero, y después otros, entre los que se encuentran los Meitiv, han sido objetos de numerosas críticas, e incluso de intervenciones policiales (sí, como lo leéis). La primera no dudó en acceder a la petición de su hijo cuando este contaba 9 añitos: quería que sus padres lo llevaran a un lugar desconocido de la ciudad, y después le permitieran volver solo a casa. Dicho y hecho, el chico se quedó en una estación de metro con un plano en la mano, billete y dinero para gastar: regresó a casa sano y salvo; ¿por que tendría que haber sucedido de otra forma?

Skenazy es columnista en un periódico neoyorquino y tras publicar su experiencia, se ganó el apelativo de “la peor madre de Estados Unidos”. Para la sociedad, los ‘opinólogos’, o simplemente quienes (despojados de sentido crítico) analizaban el relato de esta madre, los progenitores que maltratan a sus hijos, o les que les compran juegos de consola para 18 años (cuando tienen 8), o los que les dan hamburguesa para comer y pasta para comer cada día… son mejores. Pero escuchadme: es que no se trata de dividirnos en buenos o malos, sino de ser cada día mejores (superando errores), y sobre todo de poner la mirada también en la infancia, para procurarles un desarrollo saludable.

Por cierto, el matrimonio Meitiv (mencionado arriba) fue absuelto de negligencia después de que a las fuerzas del orden les hubiera parecido inadecuado que sus hijos de 6 y 10 años, estuvieran solos en la calle. ¿No os parece excesivo que tuvieran que pasar por ese proceso?

Free Range Kids6

El miedo no es buen consejero.

Leonore estuvo revisando los índices de criminalidad para la ciudad de Nueva York, fue en 2009 y descubrió que no se habían incrementado desde hacía décadas. Desconozco los datos en nuestro país, y su evolución en el tiempo, pero coincido con ella en que que las tragedias ocurridas a menores de edad son poco habituales; y tendría que matizar para referirme a esos miedos inconfesables que tenemos papás y mamás referentes a secuestros, desapariciones o violaciones. Está claro que la ‘pérdida de las calles’ ha traído también mayores riesgos de atropello, pero no son esos peligros a los que se refería Skenazy.

No conozco muy bien la programación de las cadenas de televisión que podemos ver aquí, pero (por ejemplo) si miramos “Mentes criminales”, “C.S.I”, o películas sobre desapariciones, y pensamos que en la realidad todo es así, sudaremos cada vez que los niños quieren ir solitos a por el pan.

Y no solo series o películas, las noticias habitualmente solo muestran la peor cara de la sociedad, y acabamos encerrados en nuestros mundos, temiendo al vecino. En lugar de eso deberíamos volver a lo comunitario, para intentar revertir un proceso que se ha acelerado. La confianza en los demás empieza por desarmar nuestros propios miedos, la libertad también nos ayuda a elegir mejor las personas que comparten la crianza y educación con nosotros.

Esta “peor madre” a la que yo no hubiera calificado así, también fue duramente juzgada por familias cuyos hijos habían sufrido alguna de estas tragedias. Tienen todo el derecho a estar enfadados con el mundo, pero la responsabilidad de que ocurran estas cosas, no es de quien lucha por dar a los niños y las niñas más autonomía.

Free Range Kids3

Peligros reales y evitables.

Como bien dicen muchas madres y muchos padres a los que se les pregunta sobre este tema: “ya no es que piense que detrás de la esquina hay una mala persona que les puede hacer daño, es que hay muchas calles hasta el colegio, y no sé si mirará bien”. No hay una solución válida para todos pero es necesario repetirles a los niños los mensajes básicos de seguridad y autoprotección, para que acaben creyendo en ellos y los pongan en práctica. Esa es una de nuestras mejores garantías, a la que podemos sumar una comunidad comprometida con la infancia, que en situaciones difíciles sea capaz de proteger.

¿Libertad o supervisión?

Yo creo que los niños si que pueden autogestionarse, aunque para ello deben recibir algunas sugerencias o indicaciones de los padres, pensemos también que cuando se mueven en grupo, cuidan unos de otros, y se mantienen a raya los conflictos. No vayas a creer ahora que soy mala madre, simplemente me parece fuera de lugar vigilar cada minuto de sus vidas, para que no tropiecen, evitar que sean objeto de alguna crítica, o para que no cometan equivocaciones.

Es que así no crecerían, ni superaría sus limitaciones, y puede que hasta se sintieran frustrados

A cada edad lo suyo: un niño de 4 años no puede ir solo a la escuela, pero ¿no le dejas ir tampoco a los 7 si va con amigos y el centro está a dos calles y cinco minutos? Y si no lo dejas, ¿qué motivos tienes? No serás peor ni mejor que otros padres, tanto si le llevas de la mano como si le permites un poco de libertad. Con este post – y ya lo he dicho – solo pretendo que pensemos un poco.

Para contrarrestar este “movimiento” Free Range Kids, Kristen Howerton, nos cuenta ‘por qué ella no se ve capaz de seguirlo’. No confía en que autorregulen su uso de tecnología, cree que necesitan supervisión social, no desea que sus hijos entren a casas de otras personas, quiere que sus niños tengan autodisciplina y necesita que respeten a los demás.

Sin ánimo de rebatir su postura, y para ir finalizando:

  1. Está claro que con los dispositivos debe existir un control en edades tempranas, pero también mucha comunicación con los niños. Si haces esto, es probable que ellos mismos encuentren el equilibrio.
  2. ¿Supervisión social? Creo que dejarles libertad también implica que su comportamiento pueda ser “regulado” por otras personas. Pero es que niños libres no es igual a niños que desprecien el entorno en el que viven.
  3. Niñas y niños sabrán desde pequeños a qué casas pueden entrar y a cuáles no; los adultos en esas casas, también sabrán que tú autorizas a tus propios hijos, y existirá confianza y reciprocidad. Pero estas cosas se empiezan a hablar antes de los cinco años, adaptando lenguaje e incorporando recomendaciones progresivamente.
  4. ¿Autodisciplina? bien, hay muchos momentos de la vida familiar en las que podemos ayudarles a desarrollarla; pensemos por otra parte que unos niños en libertad recogiendo madera para hacer una cabaña, también son disciplinados, de lo contrario no acabarían la construcción.
  5. El respeto se enseña en casa, pero si no salen no lo pueden poner en práctica.

Y ahora sí, ya termino con este tweet de Leonore Skenazy reivindicando uno de los aspectos relacionados con la libertad infantil, con el juego libre, con el disfrute de su ocio: “el derecho a aburrirse”

Free Range Kids7

Imágenes — (Primera) Nicolas Alejandro Street Photogra, (Quinta) Philippe Put


Categorías

Manualidades, Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Lenore Skenazy dijo

    Thank you for this wonderful article! — Lenore herself! (I read it using Google translate. WIsh I spoke Spanish!)

    1.    Macarena dijo

      Leonore is a pleasure for me to comment on this post, thank you for your compliment.

Escribe un comentario