Hijos Adoptados – I

ninos-adoptados

 
Se dice que no es madre quien pare, sino quien cría, y esto muchas de las madres adoptivas podrán dar fe.
 
Antes de iniciar cualquier trámite de adopción lo primero que hay que hacer antes que todo, es informarse de todos los requisitos, tiempo, dinero, etc., para no sorprendernos con trámites que muchas veces pueden parecer innecesarios.
 
La adopción jurídicamente es un derecho ciudadano que ejecutan los padres interesados en formar una familia uniéndola a otro ser que se encuentra aún fuera de sus lazos familiares. Los padres que realmente toman la decisión de adoptar un niño, nunca se preocuparan por los trámites que hay que hacer, ni por los temas burocráticos, ya que lo más importante es tomar la decisión y estar plenamente seguros del paso que se va a dar, de ser padres o nuevamente padres. Tener un hijo biológico o adoptado lo único que marca la diferencia es los trámites que esto conlleva, ya que después todo lo que viene es meramente igual.
 
Cuando ya se tiene niños en casa y deseamos traer un nuevo miembro a la familia, la primera pregunta que se nos vendrá a la cabeza es ¿qué pensarán los niños? ¿cómo lo tratarán, se adaptaran fácilmente?, ¿cómo reaccionaremos nosotros cuando lo tengamos frente?, pues bien sabemos que un hijo adoptado o biológico cambia la vida a cualquier terrestre, ahora se escuchará más movimiento en casa, habrá más ruido, las horas de sueño no serán las mismas, tendremos a alguien quien esperará por nosotros a nuestro regreso a casa, todo esto será un cambio radical en nuestra vidas, que poco a poco las iremos afrontando poco a poco, ya que como bien sabemos, no hay escuela para padres.


Escribe un comentario