Implantes flexibles realizados con impresoras 3D salvan la vida a tres bebés

Gracias a las impresoras 3D llega una nueva esperanza para una enfermedad que ha matado a niños durante generaciones. La impresora en 3 dimensiones abre nuevos caminos para la cura de la traqueobroncomalacia, una enfermedad incurable que hace que la tráquea se colapse periódicamente e impide la respiración normal. Esta rara enfermedad que afecta a aproximadamente a 1 de cada 2.000 niños de todo el mundo, tiene una esperanza de vida bastante baja en los casos más graves.

Gracias a un nuevo dispositivo realizado por investigadores de la Universidad de Michigan, se ha conseguido salvar la vida de tres niños que habían nacido con esta malformación. Este avance se ha logrado con una impresora 3D, creando implantes flexibles que crecen con sus pequeños huéspedes.

Se trata de férulas bioreabsorbibles fabricadas en un biopolímero llamado policaprolactona que se cose alrededor de las vías respiratorias para ampliar los bronquios y darle un esqueleto para ayudar en el crecimiento adecuado.

La mayor novedad es que este dispositivo es que se trata de un diseño personalizado asistido por ordenador y que se fabrica utilizando imágenes de alta resolución. A partir de ahí se utilizó una impresora en 3D para producir la férula.

“El material es muy novedoso; hasta ahora se realizaba un proceso parecido pero con el estent, un dispositivo que también es biodegradable que se utiliza para dilatar venas obstruidas por ejemplo en cardiología. Este nuevo dispositivo parece mejor, pero no debemos adelantar acontecimientos hasta conocerlo más en profundidad”, advierte el doctor José Ramón Fernández Lorenzo, jefe de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo.

Hasta ahora, los bebés necesitaban la colocación de un tubo de traqueostomía con ventilación mecánica, que requiere hospitalización prolongada, cuyas complicaciones a menudo conducen a un paro cardioespiratorio. Sin embargo, ninguno de los dispositivos 3D impresos recientemente desarrollados han causado ningún tipo de complicaciones a los tres niños tratados.

kaiba-gionfriddo

Kaiba Gionfriddo (3 años) en su cita de seguimiento en la Universidad del Hospital en abril de 2015. La vida de Kaiba fue salvado por un dispositivo de impresión 3D en 2012.
Crédito de la imagen: Universidad de Michigan


Categorías

Salud, Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Escribe un comentario