La introducción de sólidos en la dieta del bebé no tiene relación con el destete

alimentacion-complementaria-destete2

Me he encontrado un artículo publicado por el diario La Razón, cuyo título “¿Cuándo debemos destetar a nuestros hijos?” me parecía algo confuso; pues si bien el destete se produce en un momento u otro (y además son mentira los augurios de que el niño o la niña se irán colgados de la teta a la Universidad 😉 ), expresarlo en forma de ‘DEBER’ no me parece adecuado, porque es más bien una negociación, una decisión, … un acuerdo entre ambas partes.

Quiero decir que hablar de obligaciones en cuestiones de lactancia materna está un poco feo, pero seguimos porque el tema principal que quiero exponer, aunque está relacionado con el destete, es más profundo que la introducción de arriba. Se desarrollan dos ideas que no deberían estar tan conectadas como la entrada pretende, a saber: la introducción de la alimentación complementaria y el destete. Porque sí, empezar a darle sólidos al bebé es algo que sucede, pero aunque por ello la producción de leche pueda reducirse, no tiene por que acabar con un destete inmediato, no ‘debería’.

He de decir que se basa el redactor del diario mencionado en una revista científica llamada New Scientist, que a su vez menciona varios estudios en el sentido de que retrasar la edad de inicio en la alimentación con sólidos podría estar relacionada con el desarrollo de alergias, pero resulta que se refieren a la introducción antes de los seis meses. También mencionan un tema que quizás deberíamos desarrollar otro día y es la preocupación de que los bebés alimentados solo con leche materna pudieran sufrir carencias de hierro.

Sin embargo, aquí ya apuntábamos tímidamente que después del parto, los bebés lactantes cuentan con reservas suficientes de hierro para unos meses; esto lo explica el pediatra Carlos González aquí, cuando afirma que “se calcula que esas reservas se agotan entre los 6 y los 12 meses”, edad en la que si que nos deberíamos asegurar de que el bebé come alimentos ricos en hierro.

Lactancia materna, ¿hasta cuando?

Pues hasta los 6 meses en exclusiva y hasta los 24 meses junto con la alimentación complementaria, según la Asociación Española de Pediatría esto es un ‘patrón de oro’; y hay otras organizaciones internacionales que coinciden con la información. New Scientist elaboraba la recomendación de administrar prematuramente alimentación complementaria basándose parcialmente en ese interés que suelen tener los bebés por la comida de sus hermanos y padres. Eso es verdad, pero demorar hasta los 6 meses, o incluso darles a probar alguna verdura o fruta (cocidas y aplastadas) hacia los 5 y medio, es posible. A partir de los 6 meses es conveniente dar el pecho antes de que coman el otro alimento.

Yo recomiendo releer este post nuestro, seguro que os aclara muchas dudas. Por otra parte, la recomendación de alimentos que potencialmente podrían ser alergénicos (como los frutos secos) antes de los 6 meses se me antoja muy osada, y creo que una hipotética evitación de alergias no la justifica. Además ya hablábamos aquí que la introducción antes de los 6 meses de alimentos con gluten no modifica el riesgo de desarrollar celiaquía.

alimentacion-complementaria-destete

¿Cuándo está preparado el bebé para tomar alimentos sólidos?

Además de tener en cuenta las recomendaciones mencionadas, fíjate que tu hijo tenga interés por una comida que no sea la leche de mamá, se queda con hambre y pide mamar más a menudo, tiene intención de masticar o es capaz de sentarse.

¿Para cuando el destete?

Pues para cuando la madre y el bebé quieran, no teniendo relación con la edad de introducción de alimentación sólidos, además es que la edad de destetar puede ser muy variable, y aunque existen varios factores que influirán sobre ella, no es conveniente que resulte una imposición externa a esta relación. No existe una ‘edad ideal’ para el destete, pues si pretendes encontrarlas, te encontrarás con mera opinología o ideas preconcebidas sin ninguna base.

Creo que a estas alturas ya aceptamos todos que además de alimentar y proteger, la lactancia materna nutre las emociones y sirve de vínculo con la pequeña criatura, incluso cuando ya tiene uno, dos o 3 años. A nadie le importa cuando una mujer desteta, lo que si que es cierto es que un porcentaje elevadisimo de peques lo hacen antes de los 6 años, así que nadie se preocupe que cuando el bebé se convierta en adolescente no tendrá que llevarse a su madre consigo al instituto, eso seguro, ¿por qué entonces renunciar a seguir amamantando?

Es importante hacerlo con tacto, explicárselo al niño, tomar una decisión juntos, respetar la decisión del peque que con 2 años no quiere seguir mamando (aunque tengas amigas que dan teta a su hija de 4 años). Acepta de antemano que la madre sentirá una pérdida, y si toma una decisión arbitraria, se seguirá manifestando con el tiempo, y que el bebé si es menor de 3 años quizás no llegue a entender ‘por qué se le priva’, es decir asimilará lo que ocurre pero emocionalmente será complicado.

En definitiva no mezclemos cosas y no pensemos que la introducción de la alimentación complementaria significa que se debe producir el destete.

Imágenes — Carolyne Dubé, bradleygee


Categorías

El bebé, Nutrición

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario