Jugar más para vivir mejor!!! (Parte II)

¿Con qué juegan los niños?

“Todo juego o juguete no reemplaza a la relación con la mamá sino que la complementa y puede servir para aprender algo nuevo, para descubrir algo diferente. Ayuda a explorar espontáneamente, instintivamente y luego con el tiempo con intención, repitiendo con placer lo que les gusta e interesa”, explica Alejandra Libenson, Licenciada en Psicopedagogía de Halitus Instituto Médico.

Los niños quieren aprender y jugar con aquello que les genera curiosidad, con lo que despierta su interés y cada bebé o niño se toma sus tiempos y elige sus propios juegos y juguetes. Y su pensamiento que estos primeros años de vida es acción, lo lleva a investigar.

Cuando el bebé nace su comportamiento es, sobre todo, exploración y conocimiento de las características de los objetos, sus formas, colores, texturas; más tarde se dará cuenta de las semejanzas y diferencias con lo que aprenderá a clasificarlos. Es por ello que los móviles, las cajas de música, los juguetes de colores y todos aquellos que estimulen sus sentidos son los más adecuados para los primeros tres meses de vida.

A partir del cuarto mes y hasta el séptimo, los instrumentos que emitan sonidos o las pelotas blandas que al moverlas produzcan ruidos logran despertar el interés del bebé. Desde el octavo mes y hasta el año de vida, el bebé busca juguetes para apilar, encastrar, aquellos que poseen diferentes formas, colores, tamaños, aquellos con perillas y botones, los bloques y los juguetes que floten para la hora del baño.

“Desde el inicio del primer año, cuando el niño logra movilizarse con cierta independencia elige aquellos juguetes que puede transportar, arrastrar o empujar y todos aquellos objetos que se parezcan a los de uso cotidiano como cocinas, juegos de té, de doctor. También en esta etapa los niños suelen querer disfrazarse. Cuando ya cumplieron los tres años de vida y hasta los cinco años, los niños prefieren escuchar música para cantar y bailar, mirar videos infantiles, jugar con muñecos o trenes y dibujar y pintar. Ya con cinco años, los chicos optan por los juegos de mesa, las cartas o los dados, los juegos de ingenio y las pelotas o raquetas”, nos describe Libenson.

sentirypensar


Escribe un comentario